Cómo y por qué usar negrita en un texto digital

como usar negrita blog

La negrita es una de las formas más simples de destacar una palabra o una parte del texto. No se inventó con la redacción digital, sino que los periódicos la usaban desde hace ya mucho. Pero usar negrita en un blog siempre ha causa confusión. No se a ti, pero a mi durante muchos años me generaba dudas sobre cuál era el uso correcto: ¿Puedo subrayar una frase entera o quedará mal? ¿Vale para el SEO o es puro estilo? Si tú también te has hecho preguntas así, este artículo te ayudará a entender mejor el uso de negrita.

En este post te voy a contar dos cosas sobre la negrita: los diferentes usos que le puedes dar a lo largo de tu post y cómo se usa la negrita según estés creando el artículo en un Word, directamente en un CMS como WordPress o donde sea.

Por qué usar negrita

Todos los ‘beneficios’ de usar negrita que hayas escuchado tienen parte de razón. Desde la cuestión de estilo al SEO, pero vamos a ver hasta qué punto es importante la negrita.

Destacar con negrita lo más importante. Digamos que con la negrita, en un texto digital, sustituimos al subrayado, que es muy incómodo al leer en pantalla. Poner en negrita una frase, un concepto clave del texto, etc. te ayudará a que el lector lo entienda como algo importante.

Ayuda con el ‘patrón en F’. En otro artículo te expliqué que en pantalla no leemos como en papel: nuestros ojos dibujan una F al escanear más rápido el texto en busca de elementos que para la vista sean importantes. Pues bien: colocar un ladillo o un concepto en negrita hará que la mirada se fije y retengamos la atención del lector.

Palabras clave y nombres propios. Este argumento sobre por qué usar negrita es una combinación entre el anterior (el del ‘patrón en F’) y el que vendrá a continuación (el del SEO). Te recomiendo que todas aquellas palabras clave de tu post queden, al menos una vez, subrayadas en negrita. Lo mismo con los nombres propios que uses en él. De nuevo: retendrás la atención del usuario en conceptos que había venido a buscar a tu artículo… y ayudarás a posicionarte por los nombres propios.

Posicionamiento SEO. Los expertos no se ponen de acuerdo sobre el peso que tiene la negrita al posicionar. Vamos, que no está claro si poner las palabras clave en negrita ayuda mucho o poco a subir posiciones en Google. Pero lo que sí está claro es que destacar el texto es positivo para la lectura así que te recomiendo que sigas usando la negrita en tu blog.



Cómo usar la negrita

Es hora de hablarte sobre si existe una ‘cantidad recomendada’ de negrita y sobre cómo poner negrita en un texto.

Cuánta negrita usar. Si antes te decía que destacar conceptos con la negrita es bueno para retener al usuario, ahora me toca decirte que no te pases: los estudios realizados al respecto piden que no pongas más del 15% del texto en negrita. Si te pasas con la negrita lo único que harás es distraer la vista del usuario, con lo que no asimilará lo que quieres contarle.

Cuando poner la negrita. Esto es algo que cada uno hace a su manera. Yo lo hago sobre la marcha. Mientras escribo, detecto qué palabra es clave o merece una negrita y la pongo. Pero conozco compañeros periodistas que escriben de corrido y, al finalizar cada sección o tema, revisan dónde deben colocar negritas.

Atajo para negrita en PC. Para empezar a escribir en negrita, mantén presionada la tecla CTRL y a la vez la B. Es decir, negrita en PC = CTRL + B.

Si lo que quieres es marcar en negrita una palabra o frase que ya tienes escrita, subráyala y usa la combinación anterior, CTRL + B.

Atajo para negrita en Mac. Para empezar a escribir en negrita, mantén presionada la tecla CMD y a la vez la B. Es decir, negrita en Mac = CMD + B.

Si lo que quieres es marcar en negrita una palabra o frase que ya tienes escrita, subráyala y usa la combinación anterior, CMD + B.

Cómo crear negrita con HTML. Para que algo quede en negrita si usas HTML, solo tienes que poner ese texto entre las etiquetas <b> y <b/>. Es decir, que si creas <b>este texto va en negrita<b/>, el resultado visual será: este texto va en negrita.

Usar negrita en Word. Si eres como yo y preparas tus textos primero en Word antes de publicarlos, te irá bien saber cómo usar la negrita. Puedes ir al menú superior Inicio y pinchar sobre la N. También puedes usar el atajo antes mencionado, según uses PC o Mac.

Usar negrita en WordPress. Si quieres poner negritas sobre tu texto una vez lo tienes en el CMS de WordPress, puedes, de nuevo, usar el atajo de tu ordenador. Pero, si lo deseas, puedes pinchar sobre la letra B en el menú de edición de texto.

Ahora seguro que tienes mucho más claro cómo usar la negrita en tu blog. ¿Ha cambiado algo tu idea sobre la negrita? Puedes hacérnoslo saber en los comentarios.

Y recuerda que si quieres sacarle el máximo provecho a tu blog tienes la oportunidad de unirte al Método CVI para generar ingresos con tu contenido. Un curso completo a tu alcance donde te enseño todas las técnicas sobre redacción digital, creación de comunidad, posicionamiento y todas las herramientas que necesitas para ganar dinero con tu blog. Puedes leer más información en este enlace.

Cuatro claves de lenguaje persuasivo para blog

lenguaje persuasivo blog

Cuando creamos contenido para nuestro blog, lo primero en lo que pensamos es en crear artículos de calidad. Tenemos un tema, unas palabras clave, lo desarrollamos y publicamos. Pero a veces no es suficiente para conseguir visitas, para convertirlas en leads o tener un buen tiempo de visita. ¿La solución? El lenguaje persuasivo para tu blog.

Con este artículo aprenderás trucos muy sencillos. Estarás aplicando lenguaje persuasivo casi sin que te des. Todo lo que leerás está más que comprobado que funciona y puedes usarlo tanto para nuevos artículos de tu blog como para editar los que ya tienes publicados.

Trucos de lenguaje persuasivo para blog

En realidad hay mucho más que cuatro claves de lenguaje persuasivo. Pero he resumido muchos trucos en estos cuatro que aquí te presento. Todo es sencillo de aplicar y lo puedes usar tanto para el blog como para una web como para redes sociales. Aquí van mis consejos sobre lenguaje persuasivo para ganar visitas y leads.

 

Comprométete con el usuario

Al principio del artículo te vas a comprometer con el usuario. De alguna manera, le vamos a prometer algo que va a conseguir tras leer el artículo. Aunque no uses la palabra prometer, el ‘compromiso’ adquirido con el usuario te hace ganar su confianza.

En lenguaje persuasivo, compromiso suele hacer pensar en un mayor esfuerzo por tu parte para solucionar el problema con el que el usuario llegó al artículo. Para que sea totalmente efectivo, el compromiso o la promesa tiene que estar ligada con beneficio inmediato: no vale decirle al usuario que en 3 meses conseguirá algo… porque no vamos a captar su atención.

Un ejemplo de compromiso lo tienes en el segundo párrafo de este artículo, donde te aseguro que aprenderás trucos sencillos, fáciles de aplicar y que te van a funcionar.

Autoridad

El usuario debe creer en ti. Para conseguirlo, transmite que eres un experto en aquello que estás publicando. A eso se le llama ‘ser una autoridad’. ¿Cómo parecer una autoridad en tu artículo? Usa todo aquello que demuestre cuánto dominas el tema: datos, enlaces, referencias, pruebas reales de que tu consejo funciona, etc.

En el artículo de este enlace te enseñan no solo a crear autoridad en tu web, sino cómo eso te va a ayudar a posicionar mejor. Este consejo sobre la ‘autoridad’ en un tema es el que más practico, especialmente al dar clases (¡porque mis alumnos deben saber que soy un experto!) pero también en vídeos de Youtube y en este blog.

Personalización

Si has leído más articulos en este blog, sabrás que soy muy pesado con el tema de conocer a tu público objetivo. La única manera de conectar realmente con el usuario al otro lado de la pantalla es sabiendo quién es y qué le pasa. ¿Cómo conseguir conectar con el usuario? Antes de escribir nada en tu blog, describe cómo es tu usuario objetivo: edad, profesión, historia laboral, en qué redes se mueve… y qué problemas tiene. ¿Qué problema concreto tiene tu usuario objetivo y que le ha llevado a encontrar tu artículo?

Cuando sabes qué problema tiene, puedes centrarte en qué consecuencias le supone: pierde clientes, pierde visitas, le cuesta algo más caro, etc. Si tu en las primeras líneas eres capaz de transmitirle que conoces bien su problema y que además comprendes a la perfección lo que está ‘sufriendo’, ese usuario se queda contigo hasta el final. Y si encima te comprometes a darle una solución con beneficio inmediato, ¡eureka! Tienes lo necesario del lenguaje persuasivo para blog.

Ah, y no olvides de hablar de tú al usuario. Escribe tus artículos en segunda persona del singular. Porque por muchas visitas que tenga tu artículo, en cada una de ellas le hablas a una persona, a ese usuario con un problema. La mejor forma de conectar es hablar de tu a alguien. Comprobado: las publicaciones de blog, de Youtube y en redes sociales donde más comentarios y likes tengo es en las que, desde un tiempo a esta parte, hablo de ‘tu’.

Lenguaje persuasivo

En este apartado incluyo el uso del lenguaje en si mismo. No hace falta que seas miembro de la Real Academia de la Lengua, pero sí vas a tener que jugar con el idioma para darle más interés a tus artículos. Aunque el usuario no lo detecte de forma consciente, su cerebro se siente más a gusto cuando consume un post donde no se repiten las palabras, donde se usan recursos estilísticos y donde queda claro que hay algo más aparte de un simple consejo.

¿Qué recursos de lenguaje persuasivo te recomiendo? Para empezar, te dejo un artículo con un amplio abanico de estrategias a nivel lingüístico que te ayudarán. Si me preguntas qué es lo que uso más te diré que:

Repeticiones. Si tienes claro el concepto que quieres meter en la cabeza al usuario o la palabra clave que quieres posicionar, repítela. Sin pasarte, que puedes resultar ‘pesado’ y perder la conexión con el cerebro del usuario

Sinónimos. Precisamente para no pasarnos con las repeticiones. Ganamos conexión y también autoridad, porque dominamos el concepto

Metáforas. La mejor manera de hacer entender un concepto complejo. Si lo que tu explicas es difícil de entender o no es una idea muy habitual, pon un ejemplo o usa una comparación que cualquiera pueda entender.

Juegos de palabras. Simples y que se ‘pillen’ fácil. Será una manera de aligerar el contenido, de darle un toque divertido, fresco, que haga descansar la atención del usuario si lo que tratas de explicar es complejo o serio.

Como has podido comprobar en el artículo, aunque el título dice que son “cuatro claves” de lenguaje persuasivo, en realidad es mucho más. Y, como te decía al inicio, son trucos muy fáciles de aplicar. Puedes editar ahora cualquier artículo o pensar en tu próximo post. Te aseguro que vas a obtener más interacción.

Si he cumplido con lo prometido y el artículo te ha resultado útil, no olvides suscribirte gratis a mi newsletterpara recibir en tu correo los mejores consejos sobre redacción digital y creación de contenido.

 

Cómo crear una llamada a la acción en 4 pasos

crear llamada a la accion

Si tienes un blog, este artículo te interesa. Vas a poder pasar a la acción de inmediato porque es 100% práctico. Vas a aprender algo tan sencillo como valioso y efectivo: cómo se crear llamada a la acción en cuatro pasos.

Cada vez que publicas algo lo haces con una intención. Le das al usuario una información práctica, algo valioso para él o ella pero siempre esperando algo a cambio: o bien que se suscriba a tu blog, o que compre en tu ecommerce, o bien que contacte contigo o contrate tus servicios o ese curso que promocionas. Para conseguir que realice cualquiera de esas acciones, tu post de blog (y en redes sociales) debe tener un call to action, una llamada a la acción que indicará al usuario qué quieres que haga ‘si ha quedado satisfecho’ con el contenido.

Crear una llamada a la acción o call to action es sencillo. Hacia el final del post ordenas una acción al usuario y ya está. Pero este artículo está aquí para ayudarte a crear el call to action perfecto, la llamada a la acción que conseguirá persuadir al usuario y que realice esa acción que quieres.

Crear llamada a la acción para blog

Aunque lo que te voy a enseñar sirve para crear un call to action en Instagram, LinkedIn o Facebook, vamos a centrarnos en tu blog. Antes de enseñarte los cuatro pasos para conseguir una llamada a la acción efectiva, déjame darte el principal consejo con los call to action:

El contenido debe ser de calidad, útil para el usuario

Para conseguir la atención del usuario en el momento de la llamada a la acción, éste debe estar contento por haber leído un contenido de calidad, que daba respuesta específica a su necesidad. Un ejemplo: al final de este post tu debes haber aprendido todo lo necesario sobre crear una llamada a la acción. Si no, da igual lo que te pida. No lo harás o ni siquiera habrás llegado a leerla.

Ahora sí. Los cuatro pasos para potenciar tu llamada a la acción:

Háblale de tu. Durante todo el post, debes hablar en segunda persona del singular. Hablando de tú a ese usuario. Porque aunque te lean miles, tu le hablas individualmente a cada uno. Es una técnica de lenguaje persuasivo que te ayuda a conectar con cada uno de los lectores.

La llamada a la acción, en primera persona. La llamada a la acción es un texto breve que acaba en un banner o un botón en el que la gente pincha para hacer aquello que tu quieres que hagan. Pues bien, el texto de ese botón escríbelo en primera persona del singular. Es decir, si quieres que se suscriban a tu newsletter, ese botón debe poner “quiero suscribirme”. De nuevo, el lenguaje persuasivo al rescate.

Diles qué obtienen a cambio. Cuando creas un call to action, lo importante es que el usuario sepa qué obtendrá si realiza la acción. Por ejemplo, si yo quiero que te suscribas a mi boletín, te explicaré que aprenderás mucho más sobre redacción digital. Si sumamos este truco al anterior, tendremos un botón que dirá: “Quiero suscribirme y aprender sobre redacción digital”

Sé ultraespecífico. No te enrolles. Simplifica. ¿Qué quieres que haga el usuario? ¿Qué obtiene a cambio? Ya está. Una linea de texto, una frase en un botón. Si te enrollas demasiado, el usuario perderá de vista lo que tiene que hacer y no tendrá claro POR QUÉ tiene que hacerlo.

Si aplicas estos cuatro consejos para crear una llamada a la acción a cada uno de tus posts, obtendrás más rendimiento y tu índice de conversión crecerá.

Y ya lo sabes: si te ha gustado este contenido y quieres aprender más sobre redacción digital y creación de contenido, haz clic en el banner y suscríbete a mi newsletter gratis.

El Patrón en F: características de la lectura en pantalla

Si te dedicas a la redacción digital o a la comunicación y las redes sociales, más de una vez te habrán dicho (o incluso habrás leído) que “en Internet la gente no lee”, Mentira. Y te lo voy a demostrar. Eso sí, existen diferencias entre la lectura en pantalla y en papel. Pero no tiene que ver con el tiempo de lectura sino con un concepto: el patrón en F.

El ‘patrón en F’ y las características de lectura en pantalla se relacionan con el diseño web pero también con el cómo adaptar un texto a redacción digital. Así que si eres creador de contenido, en este artículo aprenderás lo necesario sobre el patrón en F y cómo lee la gente en pantalla.

¿Qué es el patrón en F?

El patrón en F es un patrón de lectura característico de la lectura en pantalla. Fue bautizado así por Jakob Nielsen y su equipo de Nielsen Norman porque define cómo los usuarios leemos en pantalla.  Nielsen y su equipo utilizaron eye tracking (seguimiento de la mirada) en varios usuarios y descubrieron que cuando leemos en pantalla lo hacemos dibujando con la vista una F.

Dicho de otra manera, cuando escaneamos un contenido en pantalla primero nos fijamos en la parte superior, de izquierda a derecha. Luego volvemos al punto de origen para escanear de arriba abajo el resto del contenido, parando en algún momento -de izquierda a derecha- para leer o mirar algo que nos ha llamado la atención. Vamos, que la vista dibuja una F, como podemos ver en esta imagen.

patron F lectura en pantalla
El patrón en F en lectura en pantalla | Imagen: Nielsen Norman Group

La principal conclusión de la imagen es que no importa el diseño que tenga la web, porque en todas los usuarios dibujan -con más o menos claridad- un patrón en F. Se observa también cómo los usuarios leen con atención los dos o tres primeros párrafos pero pierden atención a partir de ahí.

Aquí un vídeo (en inglés con subtítulos) donde el equipo de Nielsen Norman muestra ejemplos de este patrón en F en webs reales.

Más características de la lectura en pantalla

Otro de los grandes descubrimientos que se han realizado en los últimos años con respecto a cómo leemos en pantalla está relacionado con el tiempo de lectura: de media, un usuario lee un 25% más lento en pantalla. A esto hay que sumarle el hecho de que nuestra vista se cansa antes al leer en pantalla (algo lógico pero que también se ha comprobado a nivel científico).

Se que ahora estarás pensando: “¡pero si has dicho que era mentira eso de que la gente no lee en pantalla!”. Y lo sigo diciendo. Te explico: la fatiga visual y el hecho de leer más lento en una pantalla lo que conlleva es a ser más selectivos. Es decir: tu y cualquiera de tus usuarios hacéis mucho scroll para seleccionar qué contenido te interesa y entrás a profundizar solo en aquel que crees que te va a interesar mucho.

Es más, recuerda que en algún otro post ya te demostré cómo la extensión recomendada de un post de blog es de 7 minutos de lectura. O dicho de otra manera: los posts que generan más interacción, más engagement y mejor conversión son los que tienen más de 1.500 palabras, siendo lo ideal un artículo de 2.400 palabras.

¿Cómo aprovechar el patrón en F y conseguir más visitas en el blog?

La respuesta corta es sencilla: haz contenido muy atractivo. Te dejo aquí el enlace a mi artículo sobre el tamaño de un post de blog. En él verás que lo mejor es hacer artículos largos, porque son los que mejores resultados da, como te he dicho antes.

Pero no los hagas largos porque sí. Debes mantener la atención del usuario. Porque recuerda: nos cansamos antes en pantalla. ¿Cómo se retiene la atención del usuario? Con contenido interesante, información práctica y consejos útiles. Mantén el interés con un texto dinámico, nada repetitivo y que no pare de aportar información nueva.

También conseguirás mejores resultados si usas ladillos o titulillos (como el que he usado yo de “¿cómo aprovechar el patrón en F y conseguir más visitas en el blog?”). Recuerda: en el patrón en F el usuario escanea todo el contenido hasta que encuentra algo interesante, diferente. Pues bien, los ladillos (igual que la negrita o una imagen o vídeo) son los elementos perfectos para “llamar la atención”.

Ordena la información: pirámide invertida

Por último, no olvides ordenar la información: si la atención se mantiene en los dos primeros párrafos, lo más importante e interesante de tu contenido debe estar ahí, en esas primeras líneas. ¿Eso quiere decir que debes explicar todo ahí? No, pero sí que te estás jugando el retener la atención y la visita o perder ambos. Así que resume tu artículo, haz una promesa de todo lo que va a obtener el usuario si continua y hazlo todo de forma atractiva.

Para ayudarte a ordenar la información, te dejo un enlace a mi artículo sobre la pirámide invertida, un concepto que usamos los periodistas y que significa jerarquía de la información: lo más importante primero, lo segundo después y así sucesivamente. Te dejo también un vídeo sobre este concepto de pirámide invertida y cómo te ayudará a conseguir más tiempo de lectura de cada visita a tu blog.

Ahora ya tienes toda la información sobre cómo lee un usuario en pantalla. Recuerda que leemos más lento y menos tiempo, pero eso no significa que debas hacer artículos más cortos. Al contrario: los artículos que mejor funcionan son los largos y con una estructura de la información jerarquizada.

Si quieres opinar sobre este artículo o sugerirme nuevos temas, hazlo en comentarios. No olvides hacer clic en este enlace para suscribirte a mi newsletter gratuita: cada dos jueves tendrás en tu bandeja nuevos consejos sobre redacción digital y creación de contenidos.

¿Qué tamaño es ideal para un post de blog?

tamaño ideal post blog

Es la típica duda de cualquier alumno que ha pasado por mis cursos de Redacción. Sin ir más lejos, es una de las dudas que siempre había tenido cuando empezaba un blog o veía que mis artículos o posts no se posicionaban: ¿cómo de largo debe ser un artículo de blog? ¿Cuál es el tamaño ideal de un post?

La respuesta que más habrás leído o escuchado es que “depende”. Y es cierto: el tamaño de un post de blog depende de tu objetivo. En este artículo voy a enseñarte las claves para reflexionar y entender cómo de largo debe ser la publicación que estás preparando para tu blog.

Factores que determinan el tamaño de un post de blog

La principal cuestión que debes hacerte para decidir cómo de largo escribirás un artículo es el objetivo que tienes con ese artículo. Sí, está claro que lo que quieres es conseguir visitas, pero una vez consigues las visitas, debes pensar qué quieres conseguir con ellas.

Me explico: podrías estar creando un post sobre un tema de actualidad (de tu sector) y buscas generar debate: conseguir comentarios o que tu artículo sea viral en redes sociales para que todo el mundo diga su opinión.

Pero también podrías trabajar un tema muy concreto de manera profunda para que tu artículo se convierta en una referencia cuando la gente busque sobre ese tema. Vamos, que aquí quieres trabajar un muy buen artículo para posicionarte.

Otra opción es definir un tema y conseguir backlinks, es decir: explicas o defines un concepto y consigues que los artículos que hablan de ese concepto se ahorren la definición porque pueden enlazar con tu web. Por si no lo sabías, conseguir que otras webs te enlacen es un elemento muy positivo de tu posicionamiento en Google.

En resumen: antes de ponerte a escribir y pensar cómo de largo será el post, piensa primero cual es el objetivo final de este post.

El tamaño ideal de un post de blog

Siguiendo lo que te explico en la sección anterior, te especifico un poco mejor cuántas palabras debe ocupar un artículo de tu blog según lo que quieras conseguir con él.

Lo primero que voy a decirte es que te olvides de eso de que la gente no lee en pantalla o de que tu post debe ser corto. Porque eso no es cierto y cada vez coinciden más expertos.

Es más, hay un estudio científico que ha determinado que, más allá del número de palabras, la duración óptima de un post de blog es de 7 minutos de lectura. Y sí, por si te lo estás preguntando: siete minutos leyendo significa que el artículo es largo, es profundo.

Pero como te he dicho que todo depende de tu objetivo con ese artículo, vamos a examinar qué tamaño ha de tener un post de blog:

  • El mínimo recomendado por cualquier experto en redacción digital y SEO es 300 palabras. La mayoría de publicaciones de blog contienen entre 300 y 600 palabras
  • Un post entre 300 y 600 palabras es un equilibrio entre posicionar bien en Google y buscar comentarios o viralizar en redes sociales
  • De 750 a 1.000 palabras es la longitud de post para la mayoría de artículos que se publican en medios digitales o en posts que tratan un ‘tema de cola larga’ (long tail keyword) pero sin entrar muy en detalle
  • Más de 1.000 palabras son artículos perfectos para optimizar SEO y posicionar mejor en los buscadores. ¿Por qué? Porque puedes entrar en profundidad en un tema y usar varias veces las palabras clave sin abusar (recuerda: si abusas, penalizas en Google)

Escribe artículos largos si quieres posicionar mejor

Si tus artículos de blog tienen por objetivo posicionar mejor la web, el blog o tu marca, te recomiendo que hagas artículos de más de 1.000 palabras. Recuerda que lo de que funcionan mejor los posts cortos es una leyenda urbana: a ese estudio que recomienda artículos de 7 minutos súmale otras estadísticas que aseguran que los artículos mejor valorados por Google contienen más de 2.400 palabras.

Una publicación larga, sí. Pero no todo vale. Tu publicación debe ser interesante. Es decir, que no aburras al lector, porque si no dará igual cómo de largo sea tu artículo: lo dejará de leer y se olvidará de ti y de tu marca.

Para captar la atención del usuario, dedica cada artículo a entrar en profundidad en un tema muy específico. Es lo que llamamos frases clave de cola larga. Algo así cómo dejar de hablar de “actores españoles que han triunfado en Hollywood” y, en su lugar, crear un artículo de más de 2.000 palabras hablando en profundidad de la carrera de Javier Bardem.

Una vez tienes claro esto, lo siguiente es tener habilidad a la hora de escribir. Porque debes ya no captar la atención como te decía antes, sino mantenerla. Has empezado bien porque quien buscaba información de Javier Bardem sabe que ha llegado a un post que va al detalle de la carrera del actor. Pero ahora debes hacerle sentir cómodo leyendo el artículo: que sea entretenido pero a la vez informativo; ameno pero con información concreta.

¿Cada cuánto publico un post?

Este es un tema que da para otro artículo porque son muchos los puntos a tener en cuenta. Decidir cada cuánto escribir un artículo en el blog no es fácil, pero entiendo que si te has convencido de la necesidad de escribir publicaciones largas en tu blog, ahora estás diciendo: “uf, cuánto trabajo. ¿y cada cuánto debo hacerlo?”

Pues bien, como con el tema de la longitud del blog, la respuesta de nuevo es depende. Pero esta vez te voy a dar un consejo. Lo más importante es ser constante. Elijas la periodicidad que elijas, se constante. Eso es lo mejor.

Y si te debates entre ‘currarte’ un artículo y ‘publicar a menudo’, siempre elige trabajar artículos de blog en profundidad. ¿Por qué? Porque un artículo en profundidad al mes te posicionará mucho mejor (como marca y a nivel buscadores) que hacer un post a la semana pero que no aporta demasiado.

Piensa una cosa: Google tiene un concepto, black hat SEO, que, entre otras cosas, se usa para penalizar artículos demasiado generales que no aportan nada al usuario. Sí: el algoritmo es tan listo que te llegará a penalizar si escribes artículos vagos. Así que mi consejo, por experiencia y por lo que he leído para escribir este post, es que es mejor hacer un artículo al mes en profundidad que uno diario o semanal que no aporte nada.

Ten claro a tu público objetivo

Si escribes menos artículos para obtener mejores resultados, entiendo que ahora digas “vale, ¿y qué temas son mejores para tratar en profundidad?”. No hay una respuesta óptima, porque en realidad cualquier tema, si hay una buena investigación detrás, te puede traer buenos resultados en cuanto a visitas, engagement y posicionamiento.

La clave está en conocer a tu público objetivo. A partir de los comentarios que recibes, de las interacciones en redes sociales o, simplemente, de hablar o conocer a lectores de tu blog, te haces una idea de qué tipo de contenido prefieren. Lo único que estás haciendo es enfocarte más en ese contenido e investigando para ofrecerles más detalle sobre algo que ya sabes que les gusta.

Te pongo un ejemplo: yo este blog y mi newsletter las empecé pensando en que mi público era todo aquel que quiere crear contenido. Pero a través de los comentarios en redes, el feedback que recibo del boletín y hablando con lectores del blog me di cuenta que la gran mayoría de los que leeis mis posts escribís un blog o queréis escribir un blog. Así que desde entonces me centro en artículos en profundidad sobre técnicas, dudas y aspectos que debes controlar si quieres triunfar con un blog.

En resumen: las claves para saber cuánto debe ocupar un post

Cuando hablamos del tamaño de una publicación la respuesta depende del objetivo. Recuerda que si quieres generar debate en comentarios o redes, te basta una publicación de 300 palabras. Pero si quieres optimizar y posicionar en buscadores, debes pensar en artículos de más de 750 palabras.

Lo ideal, según un estudio, es que el usuario tarde siete minutos en leer el artículo. Por eso no es raro que las estadísticas digan que los artículos que mejor posicionan en Google tienen más de 2.000 palabras. Para conseguir captar y mantener la atención del usuario, recuerda investigar bien un tema, ser profundo y dejarte de generalidades.

Para conseguir encontrar los temas óptimos, define bien a tu público objetivo, analiza las palabras clave y palabras de cola larga de tus publicaciones con más éxito y publica menos para publicar mejor.

Si tienes cualquier duda o comentario sobre esto, puedes dejarme un comentario o usar este enlace para contactar conmigo.

Banner newsletter Adrian Caballero

Cinco palabras persuasivas que siempre funcionan en un blog

No es lo mismo decir las cosas de una manera que de otra. Una buena manera de conseguir que tu post de blog convierta y genere leads y ventas es a través del lenguaje persuasivo. Como enseñar lenguaje persuasivo es algo muy completo y largo, en este post te voy a enseñar las cinco palabras de lenguaje persuasivo que no pueden faltar en tu artículo. Con ellas, conseguirás más ratio de conversión y más tiempo de retención del usuario. Lo que te llevará, como ya adivinas, a mejor posicionamiento SEO.

¿Qué son palabras persuasivas para blog?

Son conceptos que nos ayudan a convencer a retener al lector del post. Son palabras que te van a ayudar, por un lado, a conseguir que más gente lea lo que escribes. Por otro lado, le vas a dar más credibilidad a lo publicas en tu blog. Y al final, estas palabras persuasivas lo que harán es generar más leads. En otras palabras: más usuarios harán lo que le pidas (ir a otro artículo, suscribirse a tu newsletter, visitar tu e-commerce…).

Las 5 palabras persuasivas en un texto digital

Empezamos. Las cinco palabras persuasivas para tu post que te presentaré son: “tú”, “gratis”, “porque”, “inmediato” y “nuevo”.

Si sabes el nombre de la persona, como en un email, pones su nombre. Si no, a lo que me refiero es a usar segunda persona del singular: tutear. Porque le hablas a una persona. Yo te hablo a ti, por eso no uso el ‘nosotros’ o el ‘vosotros’. Además, estudios del cerebro revelan que algo se enciende en nuestra cabeza cuando ves tu nombre o te hablan a ti directamente.

Lo que consigues con este tu es que el usuario reciba lo que tu escribes como un consejo directo, como algo que es perfecto para él o ella. Es decir: es una forma de llegar un poco más cerca del usuario. Por el simple hecho de hablar en segunda persona del singular, el usuario ya cree que el tema del post le interesará más.

Gratis

Parece obvio. Dile a la gente que algo es gratis y se sentirá mucho más atraída. ¡Incluso si algo es gratis desde un principio! Imagina que tienes un newsletter semanal con trucos sobre lo que sea. Suscribirse a tu newsletter es gratuito, ¿verdad? Pues ahora prueba a pedir a la gente que se suscriba diciendo “suscríbete a mi newsletter y recibe gratis consejos sobre XXXX cada semana”. Te garantizo un mayor éxito.

Porque

Todo junto, en formato de respuesta. Para mi es la palabra más buena de todas y la que más beneficio te va a dar. ¿Por qué? Porque no hay nada mejor para ganar la credibilidad del lector (y, con ello, conseguir que haga lo que le pidas) que justificar todo aquello que comentas. Por eso te sugiero usar la palabra “porque” en cada concepto de tu post.

Un estudio, un informe, una experiencia tuya del pasado, un caso concreto de un cliente… cualquier cosa que justifique tu consejo o tu opinión te hará ganar puntos con el lector. La autoridad que ganas se traducirá en más leads y mayor conversión del call to action.

Te pondré un ejemplo clásico de un experimento realizado por Robert Cialdini: en una cola para usar una fotocopiadora comunal, un voluntario probó varias veces de colarse. Cuando justificada el porqué debía colarse, tenía más posibilidades de que le dejasen pasar primero… incluso cuando la excusa esa “¿puedo usar la fotocopiadora primero porque necesito hacer unas copias?”

Inmediato

Funciona de una manera parecida al ‘gratis’. A todos nos gustan las cosas gratuitas… y a todos nos gusta conseguir, lo que sea, cuanto antes. Son varios los estudios que corroboran que el cerebro presta más atención a aquellos inputs que entiende tendrán una recompensa a corto plazo. En el caso de este blog o de mis cursos, uno de los mayores reclamos es que, si tienes un blog, todo lo que aprendes lo puedes aplicar de inmediato. Eso crea el incentivo en potenciales usuarios y alumnos al pensar “beneficio a corto plazo”.

Nuevo

Lo novedoso tiene un efecto sobre nuestro cerebro. Como en el caso de lo inmediato, el cerebro le da más valor a lo que es nuevo de a lo que no lo es. Por eso, siempre que el contexto te lo permita, preséntale al usuario una técnica, un producto o un servicio como novedoso. Porque la técnica la has creado tu, porque hay un informe reciente que justifica su valor, porque el producto tiene una “actualización”… lo que sea. Pero si el cerebro del usuario percibe que está ante algo nuevo, querrá saber más.

 

¿Quieres aprender más sobre lenguaje persuasivo y cómo generar ingresos con tu blog? Apúntate a mi Programa CVI para generar ingresos con tu blog en tres pasos. Haz clic en este enlace y conoce todos los detalles.

Cómo crear un ‘call to action’ efectivo para blog

Si tienes un blog, quieres conseguir algo de él. La mayoría queremos ganar dinero con él. Directa o indirectamente. Sea o no ese tu caso, si escribes un blog tienes una intención. Dicho de otro modo: quieres que los lectores que lleguen a tu artículo, realicen después una acción. Por eso, cualquier post del blog (o episodio de podcast o video de Youtube) debe tener su ‘call to action’, su llamada a la acción.

En este artículo precisamente lo que te enseñaré es cómo decido cuál es la acción que pido en cada artículo y cómo crear un ‘call to action’ que sea efectivo. Con la estructura que verás en este artículo construirás llamadas a la acción que harán que consigas más objetivos con tu blog. No solo sumar visitas.

Hacer un buen ‘call to action’ en cinco pasos

La estructura de una llamada a la acción es sencilla. Debes tener claros algunos conceptos concretos, especialmente qué quieres conseguir y a quién se lo quieres pedir. La llamada a la acción del artículo de tu blog se puede construir en cinco pasos.

1. Qué quieres conseguir

Para que el ‘call to action’ sea efectivo, debes tener claro la acción que quieres que el usuario realice. Opciones hay muchas. Pero dependiendo de cómo sea tu blog, te puedo dar alguna pista sobre qué pedir en la llamada a la acción.

Si la mayoría de los usuarios son nuevos (porque es un blog que busca maximizar visitas con contenido viral), quizás la mejor llamada a la acción es recomendar otro artículo, y conseguir incrementar visitas con un usuario único.

Si ya tienes creada una comunidad, con visitas recurrentes y unas redes sociales activas, la llamada a la acción puede dar un paso más: generar leads (que se descarguen algo, que se suscriban a tu newsletter, etc) o, directamente, convertir el lector en cliente (llevándolo a pagar por un contenido, por tus servicios o por tus productos).

2. Cuida tu contenido

El ‘copy’, el texto del artículo es lo más importante. Para convencer al usuario de que lea algo más de tu blog, de que se descargue un eBook, y ya ni te cuento si quieres que te contrate algo, debes convencerle de que dominas el tema con un buen texto. Así que el segundo consejo es que cuides el texto: que sea específico, que responda a las necesidades del lector y que muestre tu autoridad en el tema.

Si tu contenido convence de que dominas el tema y sabes solucionar problemas, es más fácil que el usuario acepte la llamada a la acción.

3. Haz una llamada a la acción específica

En algunas ocasiones me encuentro con alumnos que, en un mismo párrafo, piden dos o más cosas al usuario. Por ejemplo, les dicen que sigan sus redes sociales y que dejen un comentario o contacten con él/ella. Eso es un error. Porque para que un ‘call to action’ sea efectivo, debe ser específico.

¿Qué quieres conseguir del usuario? Sí, muchas cosas. Pero céntrate en una. ¿Quieres más visitas? ¿Tienes un curso que vender? ¿Un boletín al que quieres agregar más gente y potenciar?

El ‘call to action’ es un mensaje de dos o tres líneas de texto. Pides una cosa concreta y le presentas al usuario el beneficio directo que obtendrá si hace eso.

4. Coloca el ‘call to action’ al final del post

Antes comentaba que lo importante del artículo es el texto, el ‘copy’. Así que debes cuidarlo y convencer al usuario que eres una autoridad en el tema. Será al final de texto cuando sabrás si lo has convencido o no. Si ha llegado hasta el último párrafo, puedes apostar a que tu contenido es bueno (porque la retención del usuario es clave en métrica digital). Por esa razón debes poner la llamada a la acción al final del post, como remate.

En otros artículos de este blog hemos hablado de la estructura del texto. Hacía el final haces un resumen y el usuario se da cuenta que has cumplido con sus expectativas. Con esa credibilidad, le pides que realice una acción (“visita este artículo, descarga mi eBook, etc.).

5. Haz que la llamada a la acción destaque

Usa una tipografía o un color diferente. Coloca un botón que sea un enlace a donde quieras enviar al usuario. Crea un fondo de color diferente. Lo que sea (o te veas capaz de hacer). Pero la llamada a la acción debe destacar visualmente respecto al resto del contenido. Por un lado, para llamar la atención del usuario y por el otro para separar el ‘call to action’ del contenido en sí mismo.

Si lo crees conveniente, deja un espacio de blanco adicional entre el final del texto en sí y el call to action, para separar aún más a nivel visual y destaque por encima de todo.

 

Con estos cinco pasos ya puedes elaborar tus llamadas a la acción efectivas. Es importante que varíes y no hagas siempre el mismo ‘call to action’. Pero lo más importante es, como te explico en el punto 1, que conozcas a tu audiencia y tengas claro qué le vas a pedir que hagan.

Predico con el ejemplo y te pido que, si te ha gustado este artículo y quieres aprender más de la redacción y creación de contenido, hagas clic en el botón de abajo para suscribirte a mi boletín. Cada 15 días recibirás consejos prácticos y directos para que apliques ya en tu blog o en tu proyecto.

¿Qué diferencia hay entre la redacción de contenidos y el copywriting?

Si te dedicas (o te gustaría hacerlo) a crear contenido, especialmente crear textos, estarás en el debate sobre si redactas contenidos o haces copywriting. Pero ¿realmente hay diferencia entre redacción de contenidos y el copywriting? Sí que la hay, y es necesario que conozcas la diferencia para saber a qué quieres dedicarte y qué vendes a tus clientes.

Existen diferencias entre los dos conceptos, pero no solo por el significado que hay detrás.  El trabajo de un redactor de contenidos es diferente del trabajo de un copywriter. A continuación, vas a poder hacerte un idea de cada uno de los trabajos, para que puedas decidir qué es lo tuyo y a qué te gustaría dedicarte.

Redacción de contenido

La redacción de contenido, por ser simple, es lo que yo hago en este blog. Se basa en la información. Escribes texto o creas contenido con el objetivo de informar, de aportar valor como principal meta.

Un buen ejemplo de la redacción de contenido es el artículo que estás leyendo. El principal objetivo del post es informarte, es que sepas mejor que antes la diferencia entre redacción de contenido y copywriting. Aunque yo al final del artículo te pida una acción, como que te suscribas a mi boletín, el objetivo es informar.

Un redactor de contenido suele trabajar o por su cuenta o para empresas que le encargan textos. Los textos de un redactor de contenido buscan engagement con la audiencia de la empresa y ayudar al posicionamiento global de la empresa.

¿Cuánto cobra un redactor de contenido?

Aunque esto lo decides tu, un redactor de contenido suele cobrar por palabras, ya que para lo que se le contrata es para generar contenido: a más contenido, más se puede ganar. Ese contenido creado, por cierto, suele no estar firmado por el redactor.

Un redactor de contenido debe controlar aspectos de SEO, elaborar un calendario editorial para cada blog en el que trabaja, enfocarse en el medio plazo y la redacción continuada (cada semana, cada 15 días…) y prepararse para una dura competencia.

Copywriting

Un copywriter es aquel que crea contenido con el objetivo de vender. El texto creado por un copywriter quiere generar conversión, que ese texto acabe llevando al usuario a comprar o contratar los servicios que vende la empresa.

A diferencia de la redacción de contenidos, el copywriting no solo trabaja en el blog de la empresa, sino que lo hace en toda la web. Cada texto, por pequeño que sea, de una página corporativa, debe estar pensado por un profesional del copywriting para incrementar la conversión.

Si el redactor de contenidos debe dominar el SEO, el blogging y aspectos como este, el copywriter debe ser un maestro de la publicidad, la psicología y el lenguaje persuasivo. Esto demanda del copywriter más dedicación que el redactor de contenidos, porque debe conocer en profundidad el sector y la empresa para la cual trabaja.

¿Cuánto cobra un copywriter?

Los expertos coinciden también en señalar que el copywriting conlleva menos competencia por la dedicación y el dominio de la psicología y el lenguaje persuasivo que demanda. El trabajo del copywriting, al tener como objetivo principal, convertir una visita en ventas, debe ser más efectivo. Vamos, que se hace un poco más complicado.

En cuanto a la retribución del copywriting, los textos se venden por ‘unidad’. No se cobra por palabra, como en la redacción de contenidos, sino por trabajo realizad. Así que por cada trabajo concreto el copywriter cobra más, pero también le ha tenido que dedicar más tiempo que un redactor de contenido.

 

Y tu, ¿con qué te identificas? Yo soy claramente un redactor de contenidos. Déjame un comentario y así podemos compartir experiencias. Si lo deseas, puedes suscribirte a mi boletín usando el formulario a continuación.

Banner newsletter Adrian Caballero

Estructura de un artículo periodístico

Has llegado a este artículo porque quieres saber cómo escribir un buen artículo o buscando la estructura de un artículo periodístico. La mayoría de consejos que te habrán dado en otros blogs tienen relación con el copywriting. Incluso en este blog dedico varias publicaciones a la estructura de contenido del marketing y la publicidad.

Pero eso muchas veces no sirve. Cuando tienes un público al que quieres informar, darle una información de calidad y que no tengan la sensación de que solo quieres venderle, no puedes hablarles como un publicista. Tienes que escribir como un periodista. Así que como periodista que soy, en este artículo te muestro las claves de la estructura del texto periodístico.

Elementos de un artículo periodístico

Para redactar un texto profesional debes conocer todas las partes que componen el texto. Todas ellas tienen su importancia para que el texto sea atractivo y, a la vez, consiga mejorar las visitas que obtienes.

  • Titular. Es la parte más importante. Si en un ‘copy’, el titular es la clave para obtener la visita, en un texto periodístico, tres cuartos de lo mismo. En este caso, el titular debe saber resumir bien la información que el usuario se encontrará. Consulta el video que dedico a crear un titular perfecto.

 

  • Subtítulo. Todo aquello que no has podido resumir en un titular breve, debes hacerlo en el subtítulo. En un texto informativo, el subtítulo da más detalles sobre el tema a tratar.

 

  • Primer párrafo. En el primer párrafo, el usuario debe encontrar resumido lo más importante del texto. A diferencia de en un ‘copy’, en un texto periodístico no quieres guardar lo importante, sino que se lo das en este primer párrafo. Contesta a las 5W del periodismo: qué, quién, cuándo, dónde y por qué.

 

  • Resto de párrafos. Vas entrando en detalle en la información que has resumido en el primer párrafo. Ordena los párrafos según la importancia de la información que das en ellos

 

  • Ladillos o titulillos. Son esos titulares que se ponen a mitad de texto para separar una información de otra. Son útiles a nivel de posicionamiento, pero lo son aún más para que el usuario descanse la vista, lea con facilidad e interprete que vamos a cambiar de tema.

 

  • Negrita. Si con un texto ‘copy’ usamos la negrita por mero posicionamiento, en un texto periodístico la usaremos para destacar las informaciones más relevantes o los nombres protagonistas.

Claves de un artículo periodístico

Si ya controlas los elementos que forman parte de un texto periodístico, es hora de hablar de algunos trucos de redacción que te ayudarán con tu texto.

  • Breve y conciso. El texto debe ir al grano. Los párrafos deben ser cortos y contener una idea en cada uno de ellos.

 

  • Pirámide invertida. Este concepto, que explico en un video de mi canal de Youtube, lo que pide es poner la información más relevante lo primero. Ordena la información según su importancia, como he dicho antes.

 

  • ¿Dónde lo publicas? Si escribes un texto para tu blog, tu lenguaje y tono debe adaptarse a tus seguidores. En caso de un texto para medios de comunicación, debes adaptar toda la estructura y el tono a cada uno de los medios donde vayas a enviar el texto.

Si aplicas la estructura que te he explicado a un texto con párrafos cortos, ideas claras y adaptado a tu público, tendrás un excelente texto profesional escrito como un periodista.

¿Quieres saber más sobre redacción profesional? Usa el formulario para suscribirte a mi boletín.

Banner newsletter Adrian Caballero

¿Qué es el long tail?

En este artículo quiero hablarte de un concepto que me ha cambiado la vida a la hora de crear contenido. Si has intentado ya posicionar mejor tu blog o tu canal de Youtube, si has leído ya sobre SEO, seguro que alguna vez has oído el concepto ‘long tail’ o palabras de cola larga.

Como te digo, a mi me ha cambiado la vida porque gracias al long tail he incrementado muchísimo en visitas a mis contenidos, se posicionan mejor y eso me ha llevado, como es lógico, a más ingresos. Si te quedas hasta el final del post seguro que tu blog o canal cambiarán por completo a partir de ahora.

¿Qué es el long tail?

Long tail, o palabras de cola larga, es un concepto que viene del SEO, del posicionamiento, pero que te voy a enseñar a aprovechar para la creación de contenidos. Con long tail hablamos de conceptos de búsqueda muy específicos.

Te pongo un ejemplo: “Posicionamiento SEO” sería una palabra clave general. Pero “Posicionamiento SEO para ecommerce de ropa” es un long tail, un concepto muy específico. Porque va a lo concreto. Detalla muy bien la búsqueda o, en tu caso, la información que habría detrás de tu post.

¿Cómo aplicar el long tail en la creación de contenido?

Las palabras de cola larga tienen un aspecto positivo que le va de maravilla a tu blog. Ese blog al que le cuesta tanto posicionar. Las palabras de cola larga tienen poca competencia. Con un contenido específico, tendrás muy poca competencia para posicionar en buscadores y redes sociales.

El long tail te servirá para crear nuevos temas. Para pensar en todo sobre lo que escribirás en tu blog o en los nuevos vídeos o podcast que estés preparando. Seguro que ahora mismo estás pensando en temas que tenías previstos y que quizás puedas dividir en dos o tres artículos (o vídeos) más específicos.

Hazlo. Se lo más concreto posible. Y que el título de tu contenido demuestre lo concreto y específico eres. Te va a ayudar mucho en el posicionamiento. No pienses en que vas a perder a todos los que solo buscaban el concepto general (como “posicionamiento”). Concéntrate en dar contenido específico a quien busque esos conceptos de cola larga.

¿Cómo encontrar palabras de cola larga?

Eso es fácil. En este blog ya te he hablado de las palabras clave de tu web. Son, ahora sí, las palabras genéricas por las que te identifican. Aquello a lo que se dedica tu blog o tu canal en general.

En otro post hemos aprendido a cómo usar esas palabras clave para encontrar inspiración y apuntar nuevos temas en el calendario editorial (¿no sabes lo que es el calendario editorial? Pincha aquí).

Lo que quiero ahora es que cojas todos los consejos para encontrar temas y los apliques en palabras de cola larga. Usa el autocompletar de Google, herramientas como AnswerThePublic, KeyWordTool.io, etc. El resultado de un contenido específico es un mejor posicionamiento.

Otro consejo: recuerda cuando hablé del público objetivo. Si conoces bien a tu público, sabes qué dudas tiene. Pues piensa en las más específicas. Si eso te cuesta, vuelve a lo que hemos dicho antes: coge dudas generales y desmenúzalas.

Como les digo a mis alumnos, si te surgen dudas sobre este tema, no dudes en contactar conmigo. Y si quieres estar al día sobre creación de contenido, suscríbete a mi boletín usando el formulario a continuación.

Banner newsletter Adrian Caballero