Las fases del método Lean Startup

fases lean startup

En mis formaciones sobre monetización de proyectos de creación de contenido, me encuentro a periodistas y emprendedores a quienes les encanta crear contenido -sea del formato que sea- pero que andan más rezagados o temerosos de tomarse su canal, su podcast o lo que sea que tengan como un proyecto del cual se puede sacar dinero, el cual se puede monetizar. Consideran que puede ser peligroso y entrañar mucho riesgo. Pero no es así. En este artículo te traigo un método que te permitirá diseñar tu proyecto como algo profesional y que te permitirá comprobar, invirtiendo solo tu trabajo y poco más, si se puede monetizar y ganar dinero. Es el método Lean Startup

¿Qué es Lean Startup?

Empecemos por lo básico. La metodología que explicamos en este artículo se relaciona con la creación de startups, que suelen protagonizarlas emprendedores con pocos recursos económicos pero con muchas ganas de comprobar (y demostrar) que su idea tiene futuro. En el año 2011, un empresario del famoso Silicon Valley, Eric Ries, ideó una metodología a seguir por las nuevas empresas que fuesen a ser creadas y que quisiesen comprobar todo su potencial, la metodología Lean Startup.

Como el nacimiento de una startup es algo incierto y comprobar su viabilidad podría comportar una gran inversión de tiempo y dinero, Ries simplificó el proceso con el objetivo de acortar los ciclos vitales por los que los gurús del emprendimiento marcaban que debía pasar cualquier startup. Ries se basó en el ciclo Construir – Medir – Aprender para que los emprendedores lo tuvieran mucho más fácil a la hora de definir y crear su proyecto, así como para evaluar si la gente pagaría por ese proyecto o no. La clave pasa por validar cada paso y aprender para determinar si seguimos adelante o no (sin apenas gastar dinero).

Las fases de Lean Startup

Como puedes imaginar, si Lean Startup se basa en un ciclo llamado Construir – Medir – Aprender, la metodología tiene tres fases muy sencillas para simplificar el proceso de crear un producto o servicio (en este caso, contenido), validarlo (¿le gustará a la gente?) y sacar conclusiones (¿seguimos adelante o cambiamos algo?).

  1. El Producto Mínimo Viable

Se trata de una fase donde el proyecto es todavía una hipótesis, un diseño. Es la hora de pensar en cómo será nuestro proyecto. Pensar en grande, sí, a medio y largo plazo. Pero actuar en el corto plazo. Por eso se llama MVP o Producto Mínimo Viable, porque se trata de crear la versión más pequeña posible de lo que queremos que sea nuestro proyecto (recuerda: se trata de ahorrar esfuerzos).

Cuando tienes el MVP creado, es hora de lanzarlo al público y ver quienes están interesados en él. Si nos ponemos técnicos, aquellos que consuman nuestro contenido en esta primera fase serán los early adopters, ese 10% del público potencial que está ansioso por probar cosas nuevas.

  1. Medir si vamos bien

Es el momento de evaluar si nuestro contenido tiene buena respuesta por parte del público. En esta fase nos vamos a ayudar de los datos y la analítica, sea de tu blog, canal de Youtube, podcast, Twitch o lo que sea.

Para ser objetivos, deberás definir los KPIs, esto es, los indicadores clave de desempeño. El más simple sería el número de visitas, visualizaciones o descargas que obtienes por cada contenido o que obtienes al día. El porcentaje de conversión (cuántas visitas para conseguir un suscriptor) y alguna métrica relacionada con los posibles ingresos, son también clave. Márcate tus propios objetivos en un determinado tiempo y evalúa el rendimiento

  1. Sacar conclusiones y aprender

Gracias a haber lanzado el MVP, es decir, tu primera versión de lo que quieres ofrecer, tienes a tu disposición un estudio de mercado de lo más real y barata, ya que los KPIs están directamente relacionados con tus seguidores. Es momento de sacar conclusiones: ¿está funcionando? ¿hemos cumplido alguno de los objetivos? ¿qué podemos cambiar?

En este momento no se trata de decidir entre dejarlo correr o apostarlo todo. Se trata de un ciclo, por lo que todo es ensayo y error para crecer poco a poco. Así que puedes tomarte los KPIs como indicadores de qué debemos corregir. Quizás tienes muchas visitas pero pocos suscriptores. O mucho suscriptor pero no sabes cómo monetizarlo. Sea lo que sea, en esta fase debes estudiar posibles cambios y volverlos a probar… con un nuevo MVP.

 

Si después de leer esto no sabes cómo aplicar la metodología Lean Startup en tu proyecto, por favor, déjame un comentario en este post y te contestaré encantado con mis ideas. Si lo prefieres, puedes escribirme de manera privada siguiendo nuestro formulario de contacto que encontrarás en este enlace.

E-commerce vs. Dropshipping ¿cuál es mejor?

e-commerce dropshipping

En este blog hablamos mucho sobre generar ingresos online. Y aunque nos centramos más en la creación de contenido, es cierto que para algunos de vosotros, crear un e-commerce o trabajar el dropshipping es una de las opciones y hacéis llegar dudas sobre el tema. Una de las más elementales es saber cuál es la mejor opción. Pues en este artículo vamos a tratar de resolver dicha duda.

Diferencias entre e-commerce y dropshipping

La principal diferencia está en la propia definición de ambos negocios. Un e-commerce es un sitio online donde vender unos productos… que el vendedor tiene en stock. Es decir: si creas un e-commerce estás vendiendo productos que están en tu poder, sea guardados en tu casa, en un trastero o en un almacén. En cambio, en un dropshipping lo que tenemos son alianzas con proveedores que son los que realmente tienen los productos. La gente compra en nuestra web pero es un proveedor el que envía el producto.

Derivada de esta, vemos otra diferencia: en el e-commerce te encargas del inventario del producto y de los envíos, mientras que en el dropshipping no. Como consecuencia, no necesitas tanto dinero si quieres montar un dropshipping, porque no tienes que almacenar stock.

Eso sí, otra diferencia importante entre e-commerce y dropshipping está relacionada con las ganancias: tu margen de beneficios es bastante mayor en el e-commerce, ya que tienes el stock y en tu web le pondrás el precio que quieras, obteniendo un mayor margen de beneficios.

Cómo decidir cuál es mejor: e-commerce o dropshipping

Es cierto que he dicho que en este artículo resolveríamos la duda sobre qué es mejor: un negocio de e-commerce o uno de dropshipping. Pues en realidad esa duda la resolverás tú. ¿Cómo? Analizando qué nivel de compromiso y responsabilidad quieres. Un e-commerce te va a exigir que tengas stock y que tengas control sobre los productos que vendes. A cambio, recibirás mayores ingresos por cada venta, ya que el producto, una vez comprado al mayorista, ya es tuyo y puedes fijar el precio que creas conveniente.

En cambio, con el dropshipping, una vez tienes la web y esta queda bien posicionada, el trabajo es menor. Como mucho, mantener el posicionamiento SEO, crear contenido para redes sociales, etc. Pero el material lo mueven tus proveedores, lo que encima te permite tener mucha más oferta y variedad de productos. Eso sí, más te vale vender mucho para igualar los ingresos que obtendrías con el e-commerce.

Y tú, ¿qué prefieres? Déjame tu comentario con tu opinión o con las dudas que tengas sobre estos negocios online.

¿Cuánto dinero se gana en Youtube?

youtube monetizar ingresos

Tanto si tienes un canal de Youtube o estás pensando en crear uno, este artículo te interesa. Desde hace unos meses hemos comenzado a monetizar el canal de Simple Política y me he ido fijando en los datos de ingresos de Youtube para haceros un post sobre cuánto se puede ganar con un canal de Youtube. Os enlazaré también otros artículos parecidos para que veáis que, aunque puedo hablaros desde la experiencia personal, existen muchas variables y no todo el mundo, con el mismo número de visitas, gana el mismo dinero.

¿Cómo se monetiza un canal de Youtube?

Lo primero que debes saber es que no todo el mundo puede sacar dinero a un canal de Youtube. Se deben cumplir unos requisitos mínimos. Lo más sencillo es poner anuncios en el canal de Youtube. Para conseguirlo debemos tener un mínimo de 1.000 suscriptores en el canal y 4.000 horas de visualización en el último año.

Normalmente te dirán que una cosa va ligada con la otra: a medida que te crece el número de suscriptores, te crecen las horas de visualización. Pero no siempre funciona así. Por ejemplo, el canal de Simple Política consiguió llegar mucho antes a los 1.000 suscriptores que a las 4.000 horas de visualización, mientras que mi canal de marca personal consiguió mucho antes las horas de visualización. Lo primero te pasa cuando haces algo muy interesante pero no tienes nada viral que ‘pegase un pelotazo’; lo segundo cuando has conseguido crear un par o tres vídeos que generan mucho interés.

Una vez consigas ese requisito, podrás insertar anuncios en tu canal de Youtube y ganar dinero automáticamente con ellos. Podrás también monetizar los vídeos que hayas hecho con anterioridad. Y a medida que vayas creciendo en seguidores se te abren otras vías de ingresos en Youtube, como el crear suscriptores de pago con el botón ‘Unirse’, la venta directa y otras ventajas (como superchats).

¿Cuánto dinero se gana en Youtube con la publicidad?

Lo primero que debes saber, y seguro ya imaginas, es que todo depende del volumen de visitas a los vídeos que consigas. Lo segundo, eso sí, es que hay más factores que determinan el ingreso final. Me explico: imagina que este mes tú y yo hemos tenido el mismo número de visitas. Es probable que tú ganes algo más de dinero o al revés.

Vayamos por partes. Primero: ¿cuánto dinero genera una visita en Youtube? Los ingresos Youtube los mide por cada mil visualizaciones de los vídeos que contengan anuncios. Así, como puedes comprobar en este artículo que te enlazo, estos ingresos pueden ir de los 4€ a los 34€ por cada 1.000 visualizaciones. En el caso de nuestro canal de Simple política, el ingreso por cada mil visualizaciones ha variado de 8€ algún mes hasta un único euro.

¿De qué depende? Del CPM, el coste por cada mil visualizaciones. Esto es lo que pagará la empresa que se anuncia. Recuerda que los anuncios de Google (y Youtube es propiedad de Google) funcionan mediante un sistema de subasta, en el cual los anunciantes pagan por aparecer en tu página a partir de unas palabras clave. Para destacar sobre otras marcas que también se quieren anunciar, determinan un pago máximo. Google ‘realiza’ una subasta y muestra el anuncio de la marca que más estaba dispuesta a pagar. Como Youtube se queda alrededor del 70% de los ingresos, a ti te toca un 30% de lo que paga la empresa. Y claro: a más ha pagado la empresa, más te llevas tú. Si no pagó demasiado, tú tampoco te llevarás demasiado.

No es igual en todos los países

Ahora que ya sabes cómo se paga y se cobra la publicidad en Youtube, es momento de la cruda realidad: si no vives en Estados Unidos, no ganarás tanto con Youtube. En España, por ejemplo, se paga solo un 20% por cada 1.000 visualizaciones de lo que se gana en Estados Unidos. ¿Por qué? Muy fácil: porque en ese país las empresas están dispuestas a invertir mucho más en las ‘subastas’ de Google AdSense.

Según Alberto García, de ADSL Zone, un youtuber con un millón de visualizaciones podría reunir 40.000 dólares al mes en Estados Unidos, mientras en España podría recibir unos 400. Es algo muy importante a tener en cuenta. Eso sí, lo mejor es trabajar con tus propios datos. Mi consejo: reúne los requisitos mínimos para poder empezar a poner anuncios en tus vídeos. Espera unos días, recoge los primeros datos y sabrás realmente en qué punto de monetización estás. Piensa que siempre podrás hacer como yo y otros muchos: tener el canal de Youtube como una fuente de ingresos pasivos. No te harás rico pero sí podrás tener unos ingresos extra.

¿Tienes ya experiencia con un canal de Youtube? ¿Qué otras dudas tienes sobre Youtube? ¡Deja tu comentario!

¿Cómo monetizar un podcast en Ivoox?

monetizar podcast ivoox

Si eres creador de contenido y tienes un podcast, es probable que ya estés generando ingresos con él. Sea el caso o no, seguro que se te ha pasado mil veces por la cabeza cómo ganar dinero con tu podcast. Y si conoces Ivoox, el hosting y plataforma de reproducción de podcasts, debes saber que se puede monetizar el podcast en Ivoox. Yo llevo haciéndolo desde inicios de 2020 con mi podcast, Simple Política. Y en este artículo te cuento cómo.

Irónicamente, un apunte que debes tener en cuenta para monetizar tu podcast con Ivoox es que deberás pagar a la plataforma para hacerlo. En concreto, deberás convertir en PRO, que es su ‘versión Premium’ para los podcasters. Yo uso el plan Starter, que es el más barato, y es más que suficiente para monetizar. Además de generar ingresos, te permite programar la publicación de los episodios y otras ventajas.

Formas de generar ingresos en Ivoox

Si ya eres PRO en Ivoox y tienes un plan como el Starter, podrás empezar a monetizar el podcast. Existen dos vías de ingresos. La primera es a través de tus Fans (a continuación, te explico cómo conseguirlo). La segunda es gracias a los usuarios de Ivoox Premium, que es algo así como Youtube Premium, un modo en el cual un oyente paga a Ivoox para dejar de escuchar anuncios.

Cada vez que un usuario Premium escucha tu podcast, la plataforma acumula unos céntimos para ti en forma de agradecimiento, con independencia de si esa persona es seguidora de tu podcast o un suscriptor de pago. A final de mes podrás ver cuánto dinero has generado gracias a las escuchas de usuarios Premium (aunque no tendrás unas estadísticas concretas, solo el dinero generado).

Sin duda, la vía de ingresos principal para tu podcast serán los suscriptores de pago, que en Ivoox se llaman Fans, y que se suscribirán a tu podcast a través de un botón azul que dice Apoyar, y que cualquier persona podrá ver tanto en la página principal del podcast como en cualquier episodio que publiques.

En cuanto tengas contratado tu plan, solo tendrás que configurar la aportación mínima que pueden hacer tus Frans (el mínimo es 1,49€/mes pero puedes pedir algo más) y rellenar toda la información de ‘bienvenida’ y, por supuesto, los datos fiscales y bancarios para cobrar los ingresos. Es importante que sepas que solo podrás reclamar un ingreso cuando hayas acumulado al menos 100€ entre ingresos Premium y de Fans. Ivoox se encargará de todos los detalles ‘legales’, como los impuestos o crear una factura por ti.

Mi experiencia con Ivoox es bastante buena: sin hacer nada puedes generar ingresos de los usuarios Premium y, por lo que a suscriptores de pago se refiere, Ivoox te pone bastante fácil el cobro de los ingresos y te permite tanto crear episodios exclusivos para Fans, así como avances en exclusiva o incluso contenido exclusivo a través de publicaciones en la pestaña Comunidad.

Ganar dinero con tu podcast en Ivoox: paso a paso

A modo de resumen:

  • Aloja tu podcast en Ivoox o sube tu RSS
  • Hazte PRO contratando cualquiera de los planes de Ivoox (yo tengo el plan Starter, el más barato)
  • Configura todas las opciones de pago (pago mínimo, datos fiscales, mensajes de agradecimiento, etc.)
  • Cada vez que subas un podcast, escoge si será público, de acceso anticipado o exclusivo para Fans
  • Genera ingresos a través de tus Fans y los usuarios de Ivoox Premium
  • Reclama tus ingresos cuando éstos superen los 100 euros.

Espero que mi experiencia generando ingresos en Ivoox te sirva. Si quieres ganar dinero con tu podcast, no dudes en apuntarte a mi curso online de creación y monetización de contenido. Haz clic en este enlace para más información.

¿Qué tipo de negocio digital podemos emprender?

modelo negocio digital

Emprender desde casa y generar ingresos recurrentes con un negocio digital. Es una opción de presente y futuro y que presenta grandes ventajas. Quien escribe esto puede presumir de haber conseguido generar ingresos a través de diferentes proyectos digitales. Y si tú estás leyendo esto, lo más seguro es que quieras emprender un proyecto digital, un negocio online que te permita conseguir ingresos. En este post empezaremos por el principio: ¿qué tipo de negocio digital se puede crear?

En este artículo te voy a dar las diferentes opciones -de manera general-, múltiples opciones de tipos de proyectos nativos digitales para que escojas aquel que más se ajuste a tus conocimientos, tu experiencia o aquello que quieres emprender en este momento. Y recuerda que si, al acabar de leer el post, tienes dudas y quieres información más concreta, puedes escribir un comentario.

Estas son las diferentes opciones de negocio digital con las que cuentas:

Creación de contenido

La idea es sencilla: generar ingresos a partir de crear contenido de manera regular. Puede que te plantees crear un blog, o quizás crear un podcast o te animes delante de la cámara y decidas crear un canal de Youtube. O simplemente crear contenido en redes sociales. O todo a la vez. La lógica de este modelo de negocio es que consigas monetizar ese contenido. ¿Cómo monetizar el contenido? Pues existen diversas maneras que explicamos en otros posts de este blog, así como en el curso de creación y monetización de contenido.

Uno de los métodos que muchos creadores tratan de conseguir es el de monetizar las visitas a través de la publicidad o las promociones: si generas suficientes visitas, puedes generar ingresos a través de anuncios (como los que ves en este post) e incluso llamar la atención de marcas que querrán patrocinar tu canal o pedir que crees un contenido patrocinado.

Opuesto a esta primera vía de ingresos encontramos la suscripción. Si tu contenido es lo suficientemente bueno y original, puedes animar a tu comunidad a que se suscriba, esto es, a que haga una contribución mensual a cambio de las ventajas que tu elijas: contenido en exclusiva, adelanto de contenidos, directos, encuentros privados, regalos… La ventaja de este segundo método es que no necesitas miles de suscriptores para generar ingresos con el contenido.

Existen más vías de ingresos a partir del contenido, como la creación de infoproductos (que puedes promocionar en tus contenidos como yo he hecho hace dos párrafos con mi curso), el mentoring, la colaboración con canales más potentes y medios de comunicación como expert@ en una temática, etc.

e-Commerce

Quizás estamos ante uno de los negocios digitales más clásicos pero tan o más efectivo que el resto: la tienda online o e-commerce. Si no puedes permitirte la apertura de una tienda física, pero tienes conocimientos sobre un tipo de producto o sector y te gustaría vender, puedes crear una tienda online donde ofrecer los productos que consideres. A través de dichos productos y la creación de contenido puedes generar un posicionamiento que atraiga compradores y, así, generar ingresos.

La principal vía de ingresos de este modelo de negocio es la venta de los productos, aunque no descartes otras vías como una suscripción (a cambio de descuentos exclusivos y envío gratuito) o los infoproductos (imagina atraer la atención como para publicar un ebook o un curso de asesoramiento sobre dicho sector).

Infoproductos

A medio camino entre las dos opciones anteriores, en este caso nos centramos en la propia creación de los infoproductos. La definición de infoproducto  es la de un producto formativo que se distribuye a través de internet. Normalmente esta es una buena opción para alguien que domina un sector o una temática y quiere sacar rendimiento económico ‘vendiendo’ sus conocimientos. Desde un curso online de guitarra a un programa de clases y acompañamiento para aprender a invertir en mercados financieros.

Tú eliges cuál es tu especialidad, qué quieres contar al mundo y cómo quieres hacerlo. Curso en vídeos grabados, programas en los que realizas también tutorías, un ebook, una serie de podcast de pago… las ventajas del infoproducto es que distribuirlo tiene un bajo coste, que es fácil de crear y que, salvo las tutorías en directo que puedas añadirle, en la mayoría de casos se trata de ingresos pasivos sobre los que no debes hacer nada por muchas ventas que tengas.

Servicios

En este caso se trata de emprender un modelo de negocio digital basado en prestar servicios a otras personas o empresas. Es el ejemplo de mentorías online o coaching online. Pero también tiene en cuenta cualquier tipo de trabajo que puedas realizar en la distancia y que te puedan encargar: servicios de traducción, de marketing y SEO, redacción y hasta contabilidad. Si tienes un portfolio de servicios que ofrecer, hazlo desde tu propia página web para posicionarte como experto en la materia y conseguir nuevos clientes.

La principal fuente de ingresos en este caso serán los clientes que demanden dichos servicios, pero, por supuesto, no cierres puertas: si le añades creación de contenidos, tu blog puede generarte ingresos por publicidad. Además, puedes crear un infoproducto en base a tu experiencia profesional o con ‘tips’ a modo de resumen de tus servicios.

SAAS

Las siglas SAAS se corresponden con software as a service, es decir, un software como servicio. Dicho de otro modo: creas un programa o aplicación y la gente te paga una cuota mensual o anual por poder usarlo. Como lo que hace Microsoft o Adobe con sus licencias de uso. ¿Y cómo podríamos conseguir monetizar un SAAS? Debes encontrar una necesidad que se pueda resolver con un programa, un algoritmo o una aplicación. Si consigues desarrollarla y que tu público objetivo la acoja como algo que le resuelve un problema, no tendrán problema en pagarte una cuota al mes o al año -asegúrate, eso sí, de que lo que haces es exclusivo o resuelve el problema mucho mejor que alternativas gratuitas-.

Afiliados

Llegamos a lo que normalmente se conoce como marketing de afiliados y que, en el fondo, no deja de ser creación de contenidos pero enfocada a la monetización a través de programas de afiliados, entre los cuales el más conocido es el de Amazon.

¿Qué es un programa de afiliados? Es un espacio donde webs de venta de productos, servicios y/o infoproductos ponen a tu disposición todo su catálogo para que tu lo difundas. Por cada elemento puedes generar un enlace. Si la gente acaba comprando ese producto a través de tu enlace, te llevas una comisión.

Por ejemplo: imagina crear un blog, canal de Youtube o Instagram especializado en libros. Cada día recomiendas un libro diferente. En el blog o en la descripción de Youtube o Instagram dejas un enlace que lleva a comprar el libro en Amazon. Cada venta del libro que ocurra mediante ese enlace, te llevas un porcentaje del valor del libro. Así de sencillo.

 

Ahora que ya has leído una descripción de los diferentes modelos de negocio digital, ¿sobre cuál quieres que siga escribiendo? Deja tu comentario para preparar futuros contenidos del blog.