Cómo redactar un blog en cuatro pasos

Sois muchos los que me pedíais una entrada así. Hoy vamos a lo más básico: aprender a redactar contenidos para blog. Así de sencillo. En esta entrada os ofrezco dos cosas: por un lado, los consejos para empezar a redactar vuestros artículos de blog; por el otro, algunos recursos para avanzar más en cada tema.

Manos a la obra: vamos a redactar contenidos para blog. Es algo tan básico que sirve tanto para blogs de viaje, blogs de arte, blogs de marca… ¡para lo que queráis!

Primer paso – ¿De qué vamos a hablar?

Antes de ponernos a redactar nuestro artículo de blog, es importante saber de qué vamos a hablar. Sí, quizás ya tienes una idea en la cabeza pero… ¿es el tema que más les interesa a tus lectores? Es más… ¿sabes realmente quiénes son tus lectores?

Empecemos por ahí: el público objetivo. Es decir, nuestro lector potencial. Teniendo en cuenta el tema de nuestro blog, nuestra experiencia, etc… ¿quién va a leernos? Aquí puedes hacer distinciones entre hombre y mujer, edad, intereses, tipo de vida, etc.

Así, si tenemos un blog de viajes de fin de semana, lo más seguro es que nos estemos dirigiendo a un público joven, de clase media y alta (porque para viajar… hay que gastar), que es activa (le gusta hacer cosas, salir, etc.), sabe idiomas (vamos, digo yo) y le gusta aprender cosas nuevas (normalmente si viajas es para empaparte de otras culturas).

Recuerda que algo que podría ayudarte mucho es focalizarte en un público objetivo aún más concreto. Por ejemplo: blog de viaje de fin de semana para mujeres solteras. Sí, quizás reduces la cantidad de lectoras potenciales, pero tendrás menos competencia (porque pocos blogs se dirigen directamente a esas chicas jóvenes solteras con ganas de viajar solas). Es lo que se llama long tail o temas de ‘cola larga’.

¿Tienes ya a tu público objetivo? Genial, ya podemos pensar con claridad en los temas que vamos a tratar. Recuerda que si te vienen muchos temas e ideas geniales a la cabeza… siempre puedes abrir un ‘calendario editorial’ para escribir todas tus ideas y no olvidar ninguna. Seguro que un día estarás espes@ y te vendrá genial haber guardado más de una idea.

Segunda paso – Busca información

Para cada artículo tendrás que buscar información. Quizás, por tus estudios o porque trabajas en una empresa con experiencia, no te hace falta investigar demasiado. Otras veces pasarás un rato ‘googleando’ sobre el tema. Que no te de vergüenza escribir algo a partir de información de Google o Wikipedia. Lo importante es que sea verdad y que uses el sentido común.

Piénsalo así: lo que aprecia tu lector de blog no es de dónde has sacado la información, sino si esta le ha resultado útil y si le has ahorrado mucho tiempo. Dicho de otra manera: este artículo te parecerá interesante si, al acabar, te sientes súper motivado y con todo lo necesario para escribir un blog. Si consigo eso, te da igual si, para mi, estos consejos son algo básico o he tenido que investigar durante horas.

Tercer paso – Estructura la información

Para redactar bien un blog es importante que presentes la información de forma estructurada. Cuando explicamos una historia recurrimos al clásico “introducción-nudo-desenlace”. En el caso de este post lo hacemos paso a paso. En otros casos daremos “cinco consejos para…”.

Lo importante es que organices la información. Si hay que seguir unos pasos, ordena los pasos. Si el orden no es importante, debes poner la información más importante al principio (para conseguir atención del público). Tu decides cómo estructuras la información. Pero estructúrala.

Cuarto paso – Escribe el artículo

Si has estructurado la información, lo que tienes delante es un ‘borrador’. Ahora solo falta que cojas cada parte de ese borrador y la redactes de forma correcta. No te agobies: ves parte por parte. Cuando acabes una, sigue con la siguiente. Si te falta inspiración o no sabes cómo redactar alguna sección, tómate una pausa o escribe otra sección del artículo.

Cuando acabes de escribir la información, revísala. Léela en voz alta. Un par de veces. ¿Te ahogas? Le faltan signos de puntuación. ¿Te cuesta entenderlo? Alguna cosa no la has explicado bien. Cuando estés contento con el resultado, es momento de la revisión ortográfica (no queremos dar una imagen poco profesional).

¡Y ya está! Es momento de colgar el artículo y moverlo por nuestras redes sociales. Si tienes dudas puedes dejar un comentario aquí o contactarme en este enlace. Y no olvides seguir mi canal de Youtube donde encontrarás muchos más consejos sobre redacción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.