¿Qué tipo de negocio digital podemos emprender?

Emprender desde casa y generar ingresos recurrentes con un negocio digital. Es una opción de presente y futuro y que presenta grandes ventajas. Quien escribe esto puede presumir de haber conseguido generar ingresos a través de diferentes proyectos digitales. Y si tú estás leyendo esto, lo más seguro es que quieras emprender un proyecto digital, un negocio online que te permita conseguir ingresos. En este post empezaremos por el principio: ¿qué tipo de negocio digital se puede crear?

En este artículo te voy a dar las diferentes opciones -de manera general-, múltiples opciones de tipos de proyectos nativos digitales para que escojas aquel que más se ajuste a tus conocimientos, tu experiencia o aquello que quieres emprender en este momento. Y recuerda que si, al acabar de leer el post, tienes dudas y quieres información más concreta, puedes escribir un comentario.

Estas son las diferentes opciones de negocio digital con las que cuentas:

Creación de contenido

La idea es sencilla: generar ingresos a partir de crear contenido de manera regular. Puede que te plantees crear un blog, o quizás crear un podcast o te animes delante de la cámara y decidas crear un canal de Youtube. O simplemente crear contenido en redes sociales. O todo a la vez. La lógica de este modelo de negocio es que consigas monetizar ese contenido. ¿Cómo monetizar el contenido? Pues existen diversas maneras que explicamos en otros posts de este blog, así como en el curso de creación y monetización de contenido.

Uno de los métodos que muchos creadores tratan de conseguir es el de monetizar las visitas a través de la publicidad o las promociones: si generas suficientes visitas, puedes generar ingresos a través de anuncios (como los que ves en este post) e incluso llamar la atención de marcas que querrán patrocinar tu canal o pedir que crees un contenido patrocinado.

Opuesto a esta primera vía de ingresos encontramos la suscripción. Si tu contenido es lo suficientemente bueno y original, puedes animar a tu comunidad a que se suscriba, esto es, a que haga una contribución mensual a cambio de las ventajas que tu elijas: contenido en exclusiva, adelanto de contenidos, directos, encuentros privados, regalos… La ventaja de este segundo método es que no necesitas miles de suscriptores para generar ingresos con el contenido.

Existen más vías de ingresos a partir del contenido, como la creación de infoproductos (que puedes promocionar en tus contenidos como yo he hecho hace dos párrafos con mi curso), el mentoring, la colaboración con canales más potentes y medios de comunicación como expert@ en una temática, etc.

e-Commerce

Quizás estamos ante uno de los negocios digitales más clásicos pero tan o más efectivo que el resto: la tienda online o e-commerce. Si no puedes permitirte la apertura de una tienda física, pero tienes conocimientos sobre un tipo de producto o sector y te gustaría vender, puedes crear una tienda online donde ofrecer los productos que consideres. A través de dichos productos y la creación de contenido puedes generar un posicionamiento que atraiga compradores y, así, generar ingresos.

La principal vía de ingresos de este modelo de negocio es la venta de los productos, aunque no descartes otras vías como una suscripción (a cambio de descuentos exclusivos y envío gratuito) o los infoproductos (imagina atraer la atención como para publicar un ebook o un curso de asesoramiento sobre dicho sector).

Infoproductos

A medio camino entre las dos opciones anteriores, en este caso nos centramos en la propia creación de los infoproductos. La definición de infoproducto  es la de un producto formativo que se distribuye a través de internet. Normalmente esta es una buena opción para alguien que domina un sector o una temática y quiere sacar rendimiento económico ‘vendiendo’ sus conocimientos. Desde un curso online de guitarra a un programa de clases y acompañamiento para aprender a invertir en mercados financieros.

Tú eliges cuál es tu especialidad, qué quieres contar al mundo y cómo quieres hacerlo. Curso en vídeos grabados, programas en los que realizas también tutorías, un ebook, una serie de podcast de pago… las ventajas del infoproducto es que distribuirlo tiene un bajo coste, que es fácil de crear y que, salvo las tutorías en directo que puedas añadirle, en la mayoría de casos se trata de ingresos pasivos sobre los que no debes hacer nada por muchas ventas que tengas.

Servicios

En este caso se trata de emprender un modelo de negocio digital basado en prestar servicios a otras personas o empresas. Es el ejemplo de mentorías online o coaching online. Pero también tiene en cuenta cualquier tipo de trabajo que puedas realizar en la distancia y que te puedan encargar: servicios de traducción, de marketing y SEO, redacción y hasta contabilidad. Si tienes un portfolio de servicios que ofrecer, hazlo desde tu propia página web para posicionarte como experto en la materia y conseguir nuevos clientes.

La principal fuente de ingresos en este caso serán los clientes que demanden dichos servicios, pero, por supuesto, no cierres puertas: si le añades creación de contenidos, tu blog puede generarte ingresos por publicidad. Además, puedes crear un infoproducto en base a tu experiencia profesional o con ‘tips’ a modo de resumen de tus servicios.

SAAS

Las siglas SAAS se corresponden con software as a service, es decir, un software como servicio. Dicho de otro modo: creas un programa o aplicación y la gente te paga una cuota mensual o anual por poder usarlo. Como lo que hace Microsoft o Adobe con sus licencias de uso. ¿Y cómo podríamos conseguir monetizar un SAAS? Debes encontrar una necesidad que se pueda resolver con un programa, un algoritmo o una aplicación. Si consigues desarrollarla y que tu público objetivo la acoja como algo que le resuelve un problema, no tendrán problema en pagarte una cuota al mes o al año -asegúrate, eso sí, de que lo que haces es exclusivo o resuelve el problema mucho mejor que alternativas gratuitas-.

Afiliados

Llegamos a lo que normalmente se conoce como marketing de afiliados y que, en el fondo, no deja de ser creación de contenidos pero enfocada a la monetización a través de programas de afiliados, entre los cuales el más conocido es el de Amazon.

¿Qué es un programa de afiliados? Es un espacio donde webs de venta de productos, servicios y/o infoproductos ponen a tu disposición todo su catálogo para que tu lo difundas. Por cada elemento puedes generar un enlace. Si la gente acaba comprando ese producto a través de tu enlace, te llevas una comisión.

Por ejemplo: imagina crear un blog, canal de Youtube o Instagram especializado en libros. Cada día recomiendas un libro diferente. En el blog o en la descripción de Youtube o Instagram dejas un enlace que lleva a comprar el libro en Amazon. Cada venta del libro que ocurra mediante ese enlace, te llevas un porcentaje del valor del libro. Así de sencillo.

 

Ahora que ya has leído una descripción de los diferentes modelos de negocio digital, ¿sobre cuál quieres que siga escribiendo? Deja tu comentario para preparar futuros contenidos del blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.