Las fases del método Lean Startup

fases lean startup

En mis formaciones sobre monetización de proyectos de creación de contenido, me encuentro a periodistas y emprendedores a quienes les encanta crear contenido -sea del formato que sea- pero que andan más rezagados o temerosos de tomarse su canal, su podcast o lo que sea que tengan como un proyecto del cual se puede sacar dinero, el cual se puede monetizar. Consideran que puede ser peligroso y entrañar mucho riesgo. Pero no es así. En este artículo te traigo un método que te permitirá diseñar tu proyecto como algo profesional y que te permitirá comprobar, invirtiendo solo tu trabajo y poco más, si se puede monetizar y ganar dinero. Es el método Lean Startup

¿Qué es Lean Startup?

Empecemos por lo básico. La metodología que explicamos en este artículo se relaciona con la creación de startups, que suelen protagonizarlas emprendedores con pocos recursos económicos pero con muchas ganas de comprobar (y demostrar) que su idea tiene futuro. En el año 2011, un empresario del famoso Silicon Valley, Eric Ries, ideó una metodología a seguir por las nuevas empresas que fuesen a ser creadas y que quisiesen comprobar todo su potencial, la metodología Lean Startup.

Como el nacimiento de una startup es algo incierto y comprobar su viabilidad podría comportar una gran inversión de tiempo y dinero, Ries simplificó el proceso con el objetivo de acortar los ciclos vitales por los que los gurús del emprendimiento marcaban que debía pasar cualquier startup. Ries se basó en el ciclo Construir – Medir – Aprender para que los emprendedores lo tuvieran mucho más fácil a la hora de definir y crear su proyecto, así como para evaluar si la gente pagaría por ese proyecto o no. La clave pasa por validar cada paso y aprender para determinar si seguimos adelante o no (sin apenas gastar dinero).

Las fases de Lean Startup

Como puedes imaginar, si Lean Startup se basa en un ciclo llamado Construir – Medir – Aprender, la metodología tiene tres fases muy sencillas para simplificar el proceso de crear un producto o servicio (en este caso, contenido), validarlo (¿le gustará a la gente?) y sacar conclusiones (¿seguimos adelante o cambiamos algo?).

  1. El Producto Mínimo Viable

Se trata de una fase donde el proyecto es todavía una hipótesis, un diseño. Es la hora de pensar en cómo será nuestro proyecto. Pensar en grande, sí, a medio y largo plazo. Pero actuar en el corto plazo. Por eso se llama MVP o Producto Mínimo Viable, porque se trata de crear la versión más pequeña posible de lo que queremos que sea nuestro proyecto (recuerda: se trata de ahorrar esfuerzos).

Cuando tienes el MVP creado, es hora de lanzarlo al público y ver quienes están interesados en él. Si nos ponemos técnicos, aquellos que consuman nuestro contenido en esta primera fase serán los early adopters, ese 10% del público potencial que está ansioso por probar cosas nuevas.

  1. Medir si vamos bien

Es el momento de evaluar si nuestro contenido tiene buena respuesta por parte del público. En esta fase nos vamos a ayudar de los datos y la analítica, sea de tu blog, canal de Youtube, podcast, Twitch o lo que sea.

Para ser objetivos, deberás definir los KPIs, esto es, los indicadores clave de desempeño. El más simple sería el número de visitas, visualizaciones o descargas que obtienes por cada contenido o que obtienes al día. El porcentaje de conversión (cuántas visitas para conseguir un suscriptor) y alguna métrica relacionada con los posibles ingresos, son también clave. Márcate tus propios objetivos en un determinado tiempo y evalúa el rendimiento

  1. Sacar conclusiones y aprender

Gracias a haber lanzado el MVP, es decir, tu primera versión de lo que quieres ofrecer, tienes a tu disposición un estudio de mercado de lo más real y barata, ya que los KPIs están directamente relacionados con tus seguidores. Es momento de sacar conclusiones: ¿está funcionando? ¿hemos cumplido alguno de los objetivos? ¿qué podemos cambiar?

En este momento no se trata de decidir entre dejarlo correr o apostarlo todo. Se trata de un ciclo, por lo que todo es ensayo y error para crecer poco a poco. Así que puedes tomarte los KPIs como indicadores de qué debemos corregir. Quizás tienes muchas visitas pero pocos suscriptores. O mucho suscriptor pero no sabes cómo monetizarlo. Sea lo que sea, en esta fase debes estudiar posibles cambios y volverlos a probar… con un nuevo MVP.

 

Si después de leer esto no sabes cómo aplicar la metodología Lean Startup en tu proyecto, por favor, déjame un comentario en este post y te contestaré encantado con mis ideas. Si lo prefieres, puedes escribirme de manera privada siguiendo nuestro formulario de contacto que encontrarás en este enlace.