10 consejos sobre dónde colocar la palabra clave en tu blog

palabra clave blog

En más de una ocasión en este blog, así como en mis formaciones, he subrayado la importancia del posicionamiento en tu proyecto de contenido, especialmente en un blog, aunque también para un canal de Youtube, un podcast, etc. Hablamos de SEO y, más concretamente, de la palabra clave, tanto de la página web o el canal como de cada contenido en particular. En este post te quiero dar 10 consejos sobre dónde deberían estar esas palabras clave para mejorar el posicionamiento SEO  de tu blog.

Qué es una palabra clave

Una palabra clave no es solo una palabra. Es un concepto. Puede ser incluso una frase. Nos referimos a aquel concepto o frase por el cual la gente identificará nuestro contenido. Dicho de otra manera: la palabra clave es aquello que escribiría nuestro público objetivo en Google o el buscador de Youtube para llegar hasta nuestro contenido.

Está claro que cada persona es diferente, pero si establecemos un público objetivo concreto para nuestro contenido, el ejercicio de prever qué palabra clave usará en los buscadores se vuelve más sencilla. Por un lado, se trata de dar en el clavo con ese tipo de palabras clave. Por el otro, debemos ser eficaces a la hora de situar la palabra clave en sitios estratégicos de nuestra web y de cada contenido para conseguir maximizar nuestro posicionamiento. Así, cuando, efectivamente, el usuario introduzca esa palabra clave en el buscador, aparezcamos nosotros entre los primeros resultados.

10 sitios de la web donde debe aparecer la palabra clave

Aquí te dejo mis 10 consejos sobre dónde deberías asegurarte que esté la palabra clave para que tanto tu web en general como cada contenido en particular posicione mejor y consigas, por lo tanto, más visitas.

  1. En el título de la página. Es decir, en lo que llamamos ‘meta title’ y que puedes editar, sin ser gran experto, con WordPress (o cualquier otro CMS si los usas)
  2. En el titular (o H1). Por defecto, es el título que le has dado a la página o al contenido
  3. En alguno de los subtítulos (H2). Cuando pongas subtítulos o ladillos en tu texto, asegúrate, por un lado, que contienen la palabra clave y, por el otro, que esos subtítulos están en H2 o Título 2.
  4. En el primer párrafo. No olvides que el primer párrafo, más allá de para captar la atención del usuario, servirá también en el posicionamiento del contenido.
  5. A lo largo del texto. No hay que abusar, pero tu palabra clave debería aparecer un par o tres de veces más en el resto de los párrafos
  6. En negrita. En alguna de las ocasiones en las que introduzcas la palabra clave en tu texto, hazlo en negrita para reforzar la importancia
  7. En las etiquetas de las imágenes. Si usas un CMS como WordPress, podrás editar las ‘meta’ de cada imagen, pudiendo añadir información que será invisible para el usuario. En esa información no olvides poner la palabra clave
  8. En la URL. Edita la URL del post para que aparezca la palabra clave. Fíjate que la URL de este post está editada para que sea consejos-donde-colocar-palabra-clave-blog
  9. En el extracto. El subtítulo o extracto también se usa en los buscadores. Es la ‘descripción’ en el caso de Youtube o Twitch y también ayuda a posicionar
  10. En las etiquetas. Los famosos ‘tags’, que te ayudarán a posicionar también tu contenido al tiempo que ayudas a clasificarlo y a que sea más fácil de encontrar para los usuarios

 

Para ayudarte con el posicionamiento de tu web, te recomiendo, si usas WordPress, que descargues el plugin Yoast SEO. Es uno de los 8 plugins imprescindibles para un creador de contenido que ya comentamos en este otro post. Te invito a que lo visites y a que nos dejes un comentario con tu experiencia.

Las fases del método Lean Startup

fases lean startup

En mis formaciones sobre monetización de proyectos de creación de contenido, me encuentro a periodistas y emprendedores a quienes les encanta crear contenido -sea del formato que sea- pero que andan más rezagados o temerosos de tomarse su canal, su podcast o lo que sea que tengan como un proyecto del cual se puede sacar dinero, el cual se puede monetizar. Consideran que puede ser peligroso y entrañar mucho riesgo. Pero no es así. En este artículo te traigo un método que te permitirá diseñar tu proyecto como algo profesional y que te permitirá comprobar, invirtiendo solo tu trabajo y poco más, si se puede monetizar y ganar dinero. Es el método Lean Startup

¿Qué es Lean Startup?

Empecemos por lo básico. La metodología que explicamos en este artículo se relaciona con la creación de startups, que suelen protagonizarlas emprendedores con pocos recursos económicos pero con muchas ganas de comprobar (y demostrar) que su idea tiene futuro. En el año 2011, un empresario del famoso Silicon Valley, Eric Ries, ideó una metodología a seguir por las nuevas empresas que fuesen a ser creadas y que quisiesen comprobar todo su potencial, la metodología Lean Startup.

Como el nacimiento de una startup es algo incierto y comprobar su viabilidad podría comportar una gran inversión de tiempo y dinero, Ries simplificó el proceso con el objetivo de acortar los ciclos vitales por los que los gurús del emprendimiento marcaban que debía pasar cualquier startup. Ries se basó en el ciclo Construir – Medir – Aprender para que los emprendedores lo tuvieran mucho más fácil a la hora de definir y crear su proyecto, así como para evaluar si la gente pagaría por ese proyecto o no. La clave pasa por validar cada paso y aprender para determinar si seguimos adelante o no (sin apenas gastar dinero).

Las fases de Lean Startup

Como puedes imaginar, si Lean Startup se basa en un ciclo llamado Construir – Medir – Aprender, la metodología tiene tres fases muy sencillas para simplificar el proceso de crear un producto o servicio (en este caso, contenido), validarlo (¿le gustará a la gente?) y sacar conclusiones (¿seguimos adelante o cambiamos algo?).

  1. El Producto Mínimo Viable

Se trata de una fase donde el proyecto es todavía una hipótesis, un diseño. Es la hora de pensar en cómo será nuestro proyecto. Pensar en grande, sí, a medio y largo plazo. Pero actuar en el corto plazo. Por eso se llama MVP o Producto Mínimo Viable, porque se trata de crear la versión más pequeña posible de lo que queremos que sea nuestro proyecto (recuerda: se trata de ahorrar esfuerzos).

Cuando tienes el MVP creado, es hora de lanzarlo al público y ver quienes están interesados en él. Si nos ponemos técnicos, aquellos que consuman nuestro contenido en esta primera fase serán los early adopters, ese 10% del público potencial que está ansioso por probar cosas nuevas.

  1. Medir si vamos bien

Es el momento de evaluar si nuestro contenido tiene buena respuesta por parte del público. En esta fase nos vamos a ayudar de los datos y la analítica, sea de tu blog, canal de Youtube, podcast, Twitch o lo que sea.

Para ser objetivos, deberás definir los KPIs, esto es, los indicadores clave de desempeño. El más simple sería el número de visitas, visualizaciones o descargas que obtienes por cada contenido o que obtienes al día. El porcentaje de conversión (cuántas visitas para conseguir un suscriptor) y alguna métrica relacionada con los posibles ingresos, son también clave. Márcate tus propios objetivos en un determinado tiempo y evalúa el rendimiento

  1. Sacar conclusiones y aprender

Gracias a haber lanzado el MVP, es decir, tu primera versión de lo que quieres ofrecer, tienes a tu disposición un estudio de mercado de lo más real y barata, ya que los KPIs están directamente relacionados con tus seguidores. Es momento de sacar conclusiones: ¿está funcionando? ¿hemos cumplido alguno de los objetivos? ¿qué podemos cambiar?

En este momento no se trata de decidir entre dejarlo correr o apostarlo todo. Se trata de un ciclo, por lo que todo es ensayo y error para crecer poco a poco. Así que puedes tomarte los KPIs como indicadores de qué debemos corregir. Quizás tienes muchas visitas pero pocos suscriptores. O mucho suscriptor pero no sabes cómo monetizarlo. Sea lo que sea, en esta fase debes estudiar posibles cambios y volverlos a probar… con un nuevo MVP.

 

Si después de leer esto no sabes cómo aplicar la metodología Lean Startup en tu proyecto, por favor, déjame un comentario en este post y te contestaré encantado con mis ideas. Si lo prefieres, puedes escribirme de manera privada siguiendo nuestro formulario de contacto que encontrarás en este enlace.

10 tipos de artículos para conseguir visitas a tu blog

conseguir visitas blog

Imagina tener un blog, con una temática definida y unos contenido enfocados y concretos. Pero no consigues atraer todas las visitas que te gustarían. Es posible que necesites una ayuda. Hay tipos de contenido que, sin ser más complicados de crear, son más atractivos para los usuarios y te pueden generar no solo más visitas, sino más tiempo de permanencia y, a la postre, mejor posicionamiento SEO. En este post quiero introducirte 10 tipos de contenidos para conseguir visitas en tu web

Aunque este artículo está pensado para ayudarte con tu blog, al leer algunas de las recomendaciones puedes pensar que te sirven si tienes otros tipos de contenido. Siéntete libre de adaptar estos consejos al contenido que tú estas creando. Y si tienes dudas sobre cómo hacerlo, deja un comentario para entre todos ayudarnos a mejorar. Vamos, en definitiva, con los tipos de artículos para atraer visitas.

 

1 Lista

Según el experto Jakob Nielsen, los usuarios leen en pantalla dibujando un patrón en F. Traducido: nuestros ojos aprecian que los contenidos digitales sean esquemáticos y estén bien organizados.

Y un listado de algo relacionado con tu temática puede ser una buena forma de presentar una información de manera esquemática, ordenada y atractiva.

¿Ser esquemático significa escribir poco y que la gente pase solo unos segundos en mi web? No, todo lo contrario. Solo es cuestión de ordenar la información y, así, conseguir que el usuario se interese y aguante hasta el final del artículo.

 

2 Tutoriales, guías y how to

Seguro que dentro de la temática de tu contenido, hay cosas que dominas. De eso podrías hacer tutoriales o guías que centenares de personas, sino miles, están buscando en Internet. De nuevo, se trata de hacerlo en un formato esquemático, ordenado y agradable a la vista.

Otro truco es pensar en los problemas que se pueden encontrar aquellos que empiezan en donde tu eres ya un referente (¿qué problemas tenías tú al principio?). Con cada problema podrías hacer un artículo sobre cómo solucionarlo. Es lo que se llama un how to. La de veces que habré buscado en Google cuántos minutos cocer un huevo o una patata o cómo limpiar unos filtros.

 

3 Comparativas

Dependiendo del tipo de contenido en el que te enfoques, es posible que te resulte muy interesante crear artículos donde compares productos, servicios o cualquier cosa que se te ocurra. Incluso puedes dejar volar la imaginación y hacer comparativas de lo más originales. Cuanto más originales, más destinadas a tu comunidad. Cuanto más objetivas y actualizadas, más capacidad para atraer gente que no te conoce.

 

4 Entrevistas

Si tienes acceso a personas que pueden ser interesantes por la temática de tu blog, está bien intentar entrevistas con ellos. Eso te aportará visitas por dos motivos: el primero, porque tendrás un contenido 100% original (porque “esa” entrevista nadie la tiene); el segundo, porque esa persona a la que entrevistas moverá el artículo por sus redes sociales, con lo que todos sus seguidores, si no te conocían, ahora sabrán quién eres.

 

5 Vídeos

Sí, se trata de un blog, pero puedes subir vídeos. Incluso aquellos que ya has publicado antes en tu canal de Youtube o Twitch. Creas un post con algo de texto para dar contexto al vídeo pero donde el centro de atención es precisamente el vídeo. ¿Sabes qué ganas con todo esto? Tiempo de estancia en tu web, porque la gente se pasa los minutos que dura el vídeo en tu web. Esto te ayudará al posicionamiento SEO de la web.

 

6 Infografías interactivas

Puedes explicar prácticamente cualquier cosa gracias a infografías. No te preocupes si no tienes experiencia. Existen herramientas como Infogram o Flourish que te permiten hacer virguerías con 0 experiencia. Crea toda una historia de manera muy visual y dando la oportunidad a los usuarios que te visiten de ‘tocar’ y personalizar la información. Esto implica contenido original y, de nuevo, tiempo de estancia en la web.

 

7 Podcast

Sigue una lógica parecida a la del vídeo. Esta estrategia la uso de manera continua con mi podcast, Simple Política. Si visitas mi web podrás ver que todos los episodios que tiene el podcast están subidos también a la web. Se pone el reproductor junto a un poco de texto que describe el tema (yo me ayudo del guion que me preparo previamente) y ya tienes un contenido atractivo que la gente podrá consumir o bien en audio o bien leyendo el texto.

 

8 Infoproducto

De los infoproductos te he hablado en otros posts y, por resumirlo, se trata de productos digitales que creamos una vez pero que podemos vender o regalar a nuestros usuarios. Me refiero a ebooks, presentaciones, plantillas… lo que se te ocurra y creas que puede interesar a quienes llegan a tu web.

Pues bien: para presentar y animar a la gente a comprar/descargar el infoproducto que decidas crear, necesitas un artículo con cara y ojos, donde un buen texto sea la presentación necesaria para atraer usuarios.

 

9 Últimas noticias

Aunque puede que no tengas tiempo para dedicarte a seguir las últimas tendencias y las noticias al minuto, si te lo puedes permitir, puedes atraer muchas visitas siendo de los primeros en publicar y comentar la actualidad del sector o el tema en el cual esté enfocado tu blog. Está claro que nunca serás el primero en dar una noticia política, pero quizás sí de los primeros en darla si tu temática va de juegos de mesa, un deporte minoritario o moda deportiva.

 

10 Recursos y otras webs

Suena contraintuitivo pero no lo es. De la misma manera que atraerás muchos usuarios con un artículo donde les solucionas un problema, también conseguirás fidelidad, muchas visitas y hasta un buen posicionamiento si creas artículos donde la solución pasa por una lista con las “mejores webs para XXX”.

 

¿Has probado alguno de estos contenidos? ¿Cuál es tu experiencia? Cuéntamelo en comentarios.

¿Qué tipo de negocio digital podemos emprender?

modelo negocio digital

Emprender desde casa y generar ingresos recurrentes con un negocio digital. Es una opción de presente y futuro y que presenta grandes ventajas. Quien escribe esto puede presumir de haber conseguido generar ingresos a través de diferentes proyectos digitales. Y si tú estás leyendo esto, lo más seguro es que quieras emprender un proyecto digital, un negocio online que te permita conseguir ingresos. En este post empezaremos por el principio: ¿qué tipo de negocio digital se puede crear?

En este artículo te voy a dar las diferentes opciones -de manera general-, múltiples opciones de tipos de proyectos nativos digitales para que escojas aquel que más se ajuste a tus conocimientos, tu experiencia o aquello que quieres emprender en este momento. Y recuerda que si, al acabar de leer el post, tienes dudas y quieres información más concreta, puedes escribir un comentario.

Estas son las diferentes opciones de negocio digital con las que cuentas:

Creación de contenido

La idea es sencilla: generar ingresos a partir de crear contenido de manera regular. Puede que te plantees crear un blog, o quizás crear un podcast o te animes delante de la cámara y decidas crear un canal de Youtube. O simplemente crear contenido en redes sociales. O todo a la vez. La lógica de este modelo de negocio es que consigas monetizar ese contenido. ¿Cómo monetizar el contenido? Pues existen diversas maneras que explicamos en otros posts de este blog, así como en el curso de creación y monetización de contenido.

Uno de los métodos que muchos creadores tratan de conseguir es el de monetizar las visitas a través de la publicidad o las promociones: si generas suficientes visitas, puedes generar ingresos a través de anuncios (como los que ves en este post) e incluso llamar la atención de marcas que querrán patrocinar tu canal o pedir que crees un contenido patrocinado.

Opuesto a esta primera vía de ingresos encontramos la suscripción. Si tu contenido es lo suficientemente bueno y original, puedes animar a tu comunidad a que se suscriba, esto es, a que haga una contribución mensual a cambio de las ventajas que tu elijas: contenido en exclusiva, adelanto de contenidos, directos, encuentros privados, regalos… La ventaja de este segundo método es que no necesitas miles de suscriptores para generar ingresos con el contenido.

Existen más vías de ingresos a partir del contenido, como la creación de infoproductos (que puedes promocionar en tus contenidos como yo he hecho hace dos párrafos con mi curso), el mentoring, la colaboración con canales más potentes y medios de comunicación como expert@ en una temática, etc.

e-Commerce

Quizás estamos ante uno de los negocios digitales más clásicos pero tan o más efectivo que el resto: la tienda online o e-commerce. Si no puedes permitirte la apertura de una tienda física, pero tienes conocimientos sobre un tipo de producto o sector y te gustaría vender, puedes crear una tienda online donde ofrecer los productos que consideres. A través de dichos productos y la creación de contenido puedes generar un posicionamiento que atraiga compradores y, así, generar ingresos.

La principal vía de ingresos de este modelo de negocio es la venta de los productos, aunque no descartes otras vías como una suscripción (a cambio de descuentos exclusivos y envío gratuito) o los infoproductos (imagina atraer la atención como para publicar un ebook o un curso de asesoramiento sobre dicho sector).

Infoproductos

A medio camino entre las dos opciones anteriores, en este caso nos centramos en la propia creación de los infoproductos. La definición de infoproducto  es la de un producto formativo que se distribuye a través de internet. Normalmente esta es una buena opción para alguien que domina un sector o una temática y quiere sacar rendimiento económico ‘vendiendo’ sus conocimientos. Desde un curso online de guitarra a un programa de clases y acompañamiento para aprender a invertir en mercados financieros.

Tú eliges cuál es tu especialidad, qué quieres contar al mundo y cómo quieres hacerlo. Curso en vídeos grabados, programas en los que realizas también tutorías, un ebook, una serie de podcast de pago… las ventajas del infoproducto es que distribuirlo tiene un bajo coste, que es fácil de crear y que, salvo las tutorías en directo que puedas añadirle, en la mayoría de casos se trata de ingresos pasivos sobre los que no debes hacer nada por muchas ventas que tengas.

Servicios

En este caso se trata de emprender un modelo de negocio digital basado en prestar servicios a otras personas o empresas. Es el ejemplo de mentorías online o coaching online. Pero también tiene en cuenta cualquier tipo de trabajo que puedas realizar en la distancia y que te puedan encargar: servicios de traducción, de marketing y SEO, redacción y hasta contabilidad. Si tienes un portfolio de servicios que ofrecer, hazlo desde tu propia página web para posicionarte como experto en la materia y conseguir nuevos clientes.

La principal fuente de ingresos en este caso serán los clientes que demanden dichos servicios, pero, por supuesto, no cierres puertas: si le añades creación de contenidos, tu blog puede generarte ingresos por publicidad. Además, puedes crear un infoproducto en base a tu experiencia profesional o con ‘tips’ a modo de resumen de tus servicios.

SAAS

Las siglas SAAS se corresponden con software as a service, es decir, un software como servicio. Dicho de otro modo: creas un programa o aplicación y la gente te paga una cuota mensual o anual por poder usarlo. Como lo que hace Microsoft o Adobe con sus licencias de uso. ¿Y cómo podríamos conseguir monetizar un SAAS? Debes encontrar una necesidad que se pueda resolver con un programa, un algoritmo o una aplicación. Si consigues desarrollarla y que tu público objetivo la acoja como algo que le resuelve un problema, no tendrán problema en pagarte una cuota al mes o al año -asegúrate, eso sí, de que lo que haces es exclusivo o resuelve el problema mucho mejor que alternativas gratuitas-.

Afiliados

Llegamos a lo que normalmente se conoce como marketing de afiliados y que, en el fondo, no deja de ser creación de contenidos pero enfocada a la monetización a través de programas de afiliados, entre los cuales el más conocido es el de Amazon.

¿Qué es un programa de afiliados? Es un espacio donde webs de venta de productos, servicios y/o infoproductos ponen a tu disposición todo su catálogo para que tu lo difundas. Por cada elemento puedes generar un enlace. Si la gente acaba comprando ese producto a través de tu enlace, te llevas una comisión.

Por ejemplo: imagina crear un blog, canal de Youtube o Instagram especializado en libros. Cada día recomiendas un libro diferente. En el blog o en la descripción de Youtube o Instagram dejas un enlace que lleva a comprar el libro en Amazon. Cada venta del libro que ocurra mediante ese enlace, te llevas un porcentaje del valor del libro. Así de sencillo.

 

Ahora que ya has leído una descripción de los diferentes modelos de negocio digital, ¿sobre cuál quieres que siga escribiendo? Deja tu comentario para preparar futuros contenidos del blog.

¿Cómo conseguir más comentarios en tu contenido?

conseguir mas comentarios blog youtube redes sociales

Recibas los que recibas, siempre quieres más comentarios en tus publicaciones. Es normal, a todos nos pasa. Pero, ¿cómo recibir más comentarios?. No hace muchos años, los comentarios en un post o en un vídeo en Youtube eran símbolo de calidad. Ahora, que preocupa aún más ‘conectar’ con el usuario, los comentarios refuerzan el vínculo con nuestros seguidores.

Un día me cansé de estar frustrado por no recibir comentarios ni en el blog ni en redes sociales, así que empecé a investigar y experimentar. Con el tiempo he comprobado que hay cinco técnicas para conseguir más comentarios tanto para tus contenidos como en redes sociales. Aquí te las presento y espero tus comentarios sobre tu experiencia.

Guía para conseguir más comentarios

Te voy a presentar cuatro técnicas que me funcionan habitualmente para incentivar la participación de los seguidores y hacer crecer el engagement. No todas te van a encajar en todo lo que hagas. Pero siempre hay espacio para probar una o dos y ver los resultados.

Usa temas de actualidad

Si el tema general de tu blog, canal de Youtube o perfil de la red social te lo permite, usa temas de actualidad. Llévatelos a tu terreno, claro está, pero intenta, como mínimo, usar un detalle de actualidad (algo que sale en las noticias, que es trending topic o muy comentado en tu país).

De la misma forma que la gente quiere decir la suya sobre los temas más ‘candentes’, querrán hacer lo mismo con tu contenido. Cuando creo algún contenido relacionado con una noticia reciente o algo que ha sucedido hace poco, suelo recibir más interacciones (desde likes a comentarios). Eso sí: la actualidad caduca, así que es una estrategia a corto plazo.

Identifica una preocupación o problema concreto

La idea es conseguir una conexión con tu audiencia. Se supone que conoces bien a tu público objetivo. Así que sabes por qué acuden a tu contenido: qué problemas tienen en su día a día, qué consecuencias sufren por ello, etc. Pues en cada uno de tus artículos dedica las primeras líneas a señalar con detalle tanto el problema que vas a resolver como las consecuencias que tiene.

Sí, es algo que tus seguidores ya conocen. Pero necesitas señalarlo porque lo que aún no saben esos seguidores es lo bien que conoces ese problema. Cuando consigues demostrar que has “estado ahí” (donde ellos están ahora) se genera una conexión que, por un lado, te hace ganar credibilidad y, por otro, les incentiva a comentar: sea para felicitarte por el artículo, pedirte más consejos o explicarte más sobre su caso.

Deja con ganas de más

No me refiero a dejar tu contenido a medias. Algo que funciona bastante para conseguir más comentarios es, en determinados momentos de tu contenido, no querer entrar en demasiados detalles de lo que sea que estés explicando “por no alargarme innecesariamente” y, en ese momento, invitar a tus seguidores a que, si quieren saber más sobre ello, te lo pidan en comentarios.

Yo esto lo uso en varios tipos de contenido. Puedo estar hablando de aplicaciones para transcribir audios y, llegado el momento, para de dar ejemplos e invito a que, si alguien quiere más apps, me lo pida. O puedo, simplemente, invitarte a ti a que si quieres más ejemplos sobre esta técnica, me lo hagas saber en comentarios 😉

Pedir ideas para próximos contenidos

Esto lo hago sí o sí en mis canales de Youtube y en mi podcast Simple Política. No hay episodio que no acabe con una referencia a los comentarios o a mi formulario de contacto para que cualquiera me diga de qué le gustaría que hablase en próximos vídeos o podcast.

Funciona porque le das la oportunidad a tus seguidores de que elijan los temas que querrían que tocases (siempre con tu filtro para no desviarte de tu objetivo). Cuando hagas un tema propuesto por un seguidor, señálalo para que, cuando vuelvas a pedir ideas, los usuarios sepan que les haces caso.

Pide su participación

Así de simple. Al final de tu post o vídeo, pide a los usuarios que participen en comentarios. Suele funcionar mucho mejor si usas cualquiera de las estrategias anteriores. Pero si no sabes cómo, existe también una forma eficaz de conseguir sus comentarios: una pregunta. Algo sencillo, relacionado con tu contenido.

En el caso de este post, podría acabar preguntando “Y tu, ¿qué diferencia crees que hay entre ese contenido que te generó varios comentarios y los que no suelen darte resultado?”. Lo que intento con la pregunta es que reflexiones y que compares los consejos que te he dado con lo que haces habitualmente.

Estos son los cinco trucos que uso en mi día a día para generar más comentarios en mi contenido. Por favor, déjame en comentarios cualquier otra técnica o ‘truco’ que a ti te funcione. Si algo he aprendido es que no hace falta ser experto de nada. Solo ir probando y compartiendo lo que le funciona a cada uno.