10 consejos sobre dónde colocar la palabra clave en tu blog

palabra clave blog

En más de una ocasión en este blog, así como en mis formaciones, he subrayado la importancia del posicionamiento en tu proyecto de contenido, especialmente en un blog, aunque también para un canal de Youtube, un podcast, etc. Hablamos de SEO y, más concretamente, de la palabra clave, tanto de la página web o el canal como de cada contenido en particular. En este post te quiero dar 10 consejos sobre dónde deberían estar esas palabras clave para mejorar el posicionamiento SEO  de tu blog.

Qué es una palabra clave

Una palabra clave no es solo una palabra. Es un concepto. Puede ser incluso una frase. Nos referimos a aquel concepto o frase por el cual la gente identificará nuestro contenido. Dicho de otra manera: la palabra clave es aquello que escribiría nuestro público objetivo en Google o el buscador de Youtube para llegar hasta nuestro contenido.

Está claro que cada persona es diferente, pero si establecemos un público objetivo concreto para nuestro contenido, el ejercicio de prever qué palabra clave usará en los buscadores se vuelve más sencilla. Por un lado, se trata de dar en el clavo con ese tipo de palabras clave. Por el otro, debemos ser eficaces a la hora de situar la palabra clave en sitios estratégicos de nuestra web y de cada contenido para conseguir maximizar nuestro posicionamiento. Así, cuando, efectivamente, el usuario introduzca esa palabra clave en el buscador, aparezcamos nosotros entre los primeros resultados.

10 sitios de la web donde debe aparecer la palabra clave

Aquí te dejo mis 10 consejos sobre dónde deberías asegurarte que esté la palabra clave para que tanto tu web en general como cada contenido en particular posicione mejor y consigas, por lo tanto, más visitas.

  1. En el título de la página. Es decir, en lo que llamamos ‘meta title’ y que puedes editar, sin ser gran experto, con WordPress (o cualquier otro CMS si los usas)
  2. En el titular (o H1). Por defecto, es el título que le has dado a la página o al contenido
  3. En alguno de los subtítulos (H2). Cuando pongas subtítulos o ladillos en tu texto, asegúrate, por un lado, que contienen la palabra clave y, por el otro, que esos subtítulos están en H2 o Título 2.
  4. En el primer párrafo. No olvides que el primer párrafo, más allá de para captar la atención del usuario, servirá también en el posicionamiento del contenido.
  5. A lo largo del texto. No hay que abusar, pero tu palabra clave debería aparecer un par o tres de veces más en el resto de los párrafos
  6. En negrita. En alguna de las ocasiones en las que introduzcas la palabra clave en tu texto, hazlo en negrita para reforzar la importancia
  7. En las etiquetas de las imágenes. Si usas un CMS como WordPress, podrás editar las ‘meta’ de cada imagen, pudiendo añadir información que será invisible para el usuario. En esa información no olvides poner la palabra clave
  8. En la URL. Edita la URL del post para que aparezca la palabra clave. Fíjate que la URL de este post está editada para que sea consejos-donde-colocar-palabra-clave-blog
  9. En el extracto. El subtítulo o extracto también se usa en los buscadores. Es la ‘descripción’ en el caso de Youtube o Twitch y también ayuda a posicionar
  10. En las etiquetas. Los famosos ‘tags’, que te ayudarán a posicionar también tu contenido al tiempo que ayudas a clasificarlo y a que sea más fácil de encontrar para los usuarios

 

Para ayudarte con el posicionamiento de tu web, te recomiendo, si usas WordPress, que descargues el plugin Yoast SEO. Es uno de los 8 plugins imprescindibles para un creador de contenido que ya comentamos en este otro post. Te invito a que lo visites y a que nos dejes un comentario con tu experiencia.

10 tipos de artículos para conseguir visitas a tu blog

conseguir visitas blog

Imagina tener un blog, con una temática definida y unos contenido enfocados y concretos. Pero no consigues atraer todas las visitas que te gustarían. Es posible que necesites una ayuda. Hay tipos de contenido que, sin ser más complicados de crear, son más atractivos para los usuarios y te pueden generar no solo más visitas, sino más tiempo de permanencia y, a la postre, mejor posicionamiento SEO. En este post quiero introducirte 10 tipos de contenidos para conseguir visitas en tu web

Aunque este artículo está pensado para ayudarte con tu blog, al leer algunas de las recomendaciones puedes pensar que te sirven si tienes otros tipos de contenido. Siéntete libre de adaptar estos consejos al contenido que tú estas creando. Y si tienes dudas sobre cómo hacerlo, deja un comentario para entre todos ayudarnos a mejorar. Vamos, en definitiva, con los tipos de artículos para atraer visitas.

 

1 Lista

Según el experto Jakob Nielsen, los usuarios leen en pantalla dibujando un patrón en F. Traducido: nuestros ojos aprecian que los contenidos digitales sean esquemáticos y estén bien organizados.

Y un listado de algo relacionado con tu temática puede ser una buena forma de presentar una información de manera esquemática, ordenada y atractiva.

¿Ser esquemático significa escribir poco y que la gente pase solo unos segundos en mi web? No, todo lo contrario. Solo es cuestión de ordenar la información y, así, conseguir que el usuario se interese y aguante hasta el final del artículo.

 

2 Tutoriales, guías y how to

Seguro que dentro de la temática de tu contenido, hay cosas que dominas. De eso podrías hacer tutoriales o guías que centenares de personas, sino miles, están buscando en Internet. De nuevo, se trata de hacerlo en un formato esquemático, ordenado y agradable a la vista.

Otro truco es pensar en los problemas que se pueden encontrar aquellos que empiezan en donde tu eres ya un referente (¿qué problemas tenías tú al principio?). Con cada problema podrías hacer un artículo sobre cómo solucionarlo. Es lo que se llama un how to. La de veces que habré buscado en Google cuántos minutos cocer un huevo o una patata o cómo limpiar unos filtros.

 

3 Comparativas

Dependiendo del tipo de contenido en el que te enfoques, es posible que te resulte muy interesante crear artículos donde compares productos, servicios o cualquier cosa que se te ocurra. Incluso puedes dejar volar la imaginación y hacer comparativas de lo más originales. Cuanto más originales, más destinadas a tu comunidad. Cuanto más objetivas y actualizadas, más capacidad para atraer gente que no te conoce.

 

4 Entrevistas

Si tienes acceso a personas que pueden ser interesantes por la temática de tu blog, está bien intentar entrevistas con ellos. Eso te aportará visitas por dos motivos: el primero, porque tendrás un contenido 100% original (porque “esa” entrevista nadie la tiene); el segundo, porque esa persona a la que entrevistas moverá el artículo por sus redes sociales, con lo que todos sus seguidores, si no te conocían, ahora sabrán quién eres.

 

5 Vídeos

Sí, se trata de un blog, pero puedes subir vídeos. Incluso aquellos que ya has publicado antes en tu canal de Youtube o Twitch. Creas un post con algo de texto para dar contexto al vídeo pero donde el centro de atención es precisamente el vídeo. ¿Sabes qué ganas con todo esto? Tiempo de estancia en tu web, porque la gente se pasa los minutos que dura el vídeo en tu web. Esto te ayudará al posicionamiento SEO de la web.

 

6 Infografías interactivas

Puedes explicar prácticamente cualquier cosa gracias a infografías. No te preocupes si no tienes experiencia. Existen herramientas como Infogram o Flourish que te permiten hacer virguerías con 0 experiencia. Crea toda una historia de manera muy visual y dando la oportunidad a los usuarios que te visiten de ‘tocar’ y personalizar la información. Esto implica contenido original y, de nuevo, tiempo de estancia en la web.

 

7 Podcast

Sigue una lógica parecida a la del vídeo. Esta estrategia la uso de manera continua con mi podcast, Simple Política. Si visitas mi web podrás ver que todos los episodios que tiene el podcast están subidos también a la web. Se pone el reproductor junto a un poco de texto que describe el tema (yo me ayudo del guion que me preparo previamente) y ya tienes un contenido atractivo que la gente podrá consumir o bien en audio o bien leyendo el texto.

 

8 Infoproducto

De los infoproductos te he hablado en otros posts y, por resumirlo, se trata de productos digitales que creamos una vez pero que podemos vender o regalar a nuestros usuarios. Me refiero a ebooks, presentaciones, plantillas… lo que se te ocurra y creas que puede interesar a quienes llegan a tu web.

Pues bien: para presentar y animar a la gente a comprar/descargar el infoproducto que decidas crear, necesitas un artículo con cara y ojos, donde un buen texto sea la presentación necesaria para atraer usuarios.

 

9 Últimas noticias

Aunque puede que no tengas tiempo para dedicarte a seguir las últimas tendencias y las noticias al minuto, si te lo puedes permitir, puedes atraer muchas visitas siendo de los primeros en publicar y comentar la actualidad del sector o el tema en el cual esté enfocado tu blog. Está claro que nunca serás el primero en dar una noticia política, pero quizás sí de los primeros en darla si tu temática va de juegos de mesa, un deporte minoritario o moda deportiva.

 

10 Recursos y otras webs

Suena contraintuitivo pero no lo es. De la misma manera que atraerás muchos usuarios con un artículo donde les solucionas un problema, también conseguirás fidelidad, muchas visitas y hasta un buen posicionamiento si creas artículos donde la solución pasa por una lista con las “mejores webs para XXX”.

 

¿Has probado alguno de estos contenidos? ¿Cuál es tu experiencia? Cuéntamelo en comentarios.

Ladillo en el blog: para qué sirve y cómo usarlo

ladillo en el blog para que sirve

Cuando lees un artículo de un periódico, a mitad del texto, siempre encuentras un título, una palabra o frase en negrita que rompe la lectura. En los últimos años, los principales blogs y textos digitales están incorporando esa idea del periodismo. Te hablo del ladillo (conocido en periodismo como titulillo). En este post te explico para qué sirve el ladillo en el blog y cómo usarlo.

Porque aunque parezca un recurso estilístico que no aporta demasiado, hazme caso si te digo que está comprobada la eficacia del ladillo en el posicionamiento SEO y en retener la visita. Vamos a definir el ladillo y te cuento más.

¿Qué es un ladillo o titulillo?

El ladillo es un recurso de redacción periodística que se aplica también a la redacción digital. El ladillo es un título secundario, que se introduce a mitad de un artículo para marcar una separación, un cambio de tema. Normalmente el ladillo en el blog se identifica porque se compone de dos o tres palabras en negrita o directamente en H2 (Título 2 en tu CMS).

En un principio se llamaron titulillos porque son títulos de segundo rango, de menor importancia. Pero que necesitas cuando estás escribiendo un artículo de más de 600 o 700 palabras y decides cambiar el tema. Por ejemplo: ese “¿qué es un ladillo o titulillo?” que introduce esta sección es un titulillo.

Voy a contarte una obviedad: desde hace unos años al titulillo se le llama ‘ladillo’ porque se sitúa siempre al lado del texto, entre párrafos. En inglés la cuestión es más sencilla porque ladillo en inglés es subtitle o subhead. Yo te recomiendo que lo traduzcas como subhead porque, si no, podrías confundiré con el subtítulo (ya sabes, el ‘extracto’ o descripción que sigue al título).

¿Para qué sirve el ladillo?

Un ladillo en un texto digital tiene cuatro funciones que te explico a continuación. Fíjate que tres de las cuatro tienen como principal objetivo hacer la lectura más cómoda, para conseguir retener la visita del lector e incrementar su satisfacción con nuestro blog. Eso, como sabrás, se traduce en más tiempo en nuestra web (mejora posicionamiento) y que visite otros artículos (más visitas que te llevan a mejor posicionamiento, también).

División del texto. Un titulillo sirve para cambiar de tema. Para dividir un texto allí donde nuestra intención es introducir un nuevo tema (pero relacionado con lo que estábamos comentando). Un ejemplo es el segundo ladillo de este post: “¿Para qué sirve un ladillo?” cambia de tema porque he dejado de definir ladillo para explicarte su utilidad. ¿He cambiado radicalmente de tema? No, porque sigo hablándote de titulillos, pero sí necesito que sepas que ahora veremos otro aspecto.

Descanso para el usuario. Cuando, estando en el colegio, escribías un texto, seguro que te recomendaban usar signos de puntuación como el punto para dar descanso a la hora de leer el texto. Si no usas puntos ni comas, quien lo lee, se ahoga. Pues el siguiente paso es el uso de ladillos. Son un descanso visual para el lector. Puede parar la lectura continua del texto y saber que ahora empieza otra ‘parte’ del artículo.

Hackea el ‘patrón en F’. En este artículo te hablé del patrón en F, un concepto que explica cómo la gente en pantalla lee dando saltos con la vista hasta que encuentra un punto que llama su atención. Pues el titulillo es perfecto para llamar la atención del usuario. El lector cogerá tu post, leerá el título, quizás la primera línea y luego escaneará el texto hasta llegar, por ejemplo, a un ladillo. Si el tema que le presentas le interesa, empezará a leer (cosa que sin ladillo quizás no haría). ¿Qué ganamos? Tiempo de ese usuario en nuestra web.

Posicionamiento SEO. Lo que buscas desde un principio. Facilitarle la lectura al usuario es genial pero… ¿tú qué sacas a cambio? Mejor posicionamiento. Por varias razones. Las palabras del ladillo posicionan mejor que las que salen en el resto del texto. Además, al conseguir que el usuario pase más tiempo en la web, ayudas a ese post a subir posiciones en Google. Por último, aunque esto es más indirecto, una mejor lectura fideliza usuarios en tu blog, lo que repercute en más visitas (que te lleva a posicionar mejor).

¿Cómo usar un ladillo en el blog?

Poner ladillos en un blog no es complicado, pero hay dos consejos que sí debo darte: no abuses de ellos y tampoco fuerces la situación. Es decir, que no te pases usando los ladillos por el simple hecho de que vas a retener la visita y dar descanso a su vista ni metas ladillos con calzador por el hecho de que va a posicionar mejor.

Si escribes un post tutorial como este, tres o cuatro ladillos, uno por cada ‘sección’ del tutorial, es aceptable. Si escribes un post de blog ‘normal’, tipo artículo, te recomiendo un ladillo. Máximo dos. Si decimos que un ladillo sirve para cambiar de tema, vas a dejar a tus usuarios como locos si “cambias de tema” cada dos párrafos.

Precisamente si hablamos de cambiar de tema, sabrás cuándo poner un ladillo. No fuerces la situación si el texto no cambia de tema, porque lo que haces es cortar la lectura al usuario y hacerlo todo más abrupto e incómodo.

Espero que estos consejos te hayan ayudado. Si quieres aprender más sobre redacción digital y creación de contenidos, suscríbete a mi newsletter en este enlace y empieza a recibir consejos, trucos y tutoriales para incrementar visitas y fidelizar a tu comunidad.

Cómo y por qué usar negrita en un texto digital

como usar negrita blog

La negrita es una de las formas más simples de destacar una palabra o una parte del texto. No se inventó con la redacción digital, sino que los periódicos la usaban desde hace ya mucho. Pero usar negrita en un blog siempre ha causa confusión. No se a ti, pero a mi durante muchos años me generaba dudas sobre cuál era el uso correcto: ¿Puedo subrayar una frase entera o quedará mal? ¿Vale para el SEO o es puro estilo? Si tú también te has hecho preguntas así, este artículo te ayudará a entender mejor el uso de negrita.

En este post te voy a contar dos cosas sobre la negrita: los diferentes usos que le puedes dar a lo largo de tu post y cómo se usa la negrita según estés creando el artículo en un Word, directamente en un CMS como WordPress o donde sea.

Por qué usar negrita

Todos los ‘beneficios’ de usar negrita que hayas escuchado tienen parte de razón. Desde la cuestión de estilo al SEO, pero vamos a ver hasta qué punto es importante la negrita.

Destacar con negrita lo más importante. Digamos que con la negrita, en un texto digital, sustituimos al subrayado, que es muy incómodo al leer en pantalla. Poner en negrita una frase, un concepto clave del texto, etc. te ayudará a que el lector lo entienda como algo importante.

Ayuda con el ‘patrón en F’. En otro artículo te expliqué que en pantalla no leemos como en papel: nuestros ojos dibujan una F al escanear más rápido el texto en busca de elementos que para la vista sean importantes. Pues bien: colocar un ladillo o un concepto en negrita hará que la mirada se fije y retengamos la atención del lector.

Palabras clave y nombres propios. Este argumento sobre por qué usar negrita es una combinación entre el anterior (el del ‘patrón en F’) y el que vendrá a continuación (el del SEO). Te recomiendo que todas aquellas palabras clave de tu post queden, al menos una vez, subrayadas en negrita. Lo mismo con los nombres propios que uses en él. De nuevo: retendrás la atención del usuario en conceptos que había venido a buscar a tu artículo… y ayudarás a posicionarte por los nombres propios.

Posicionamiento SEO. Los expertos no se ponen de acuerdo sobre el peso que tiene la negrita al posicionar. Vamos, que no está claro si poner las palabras clave en negrita ayuda mucho o poco a subir posiciones en Google. Pero lo que sí está claro es que destacar el texto es positivo para la lectura así que te recomiendo que sigas usando la negrita en tu blog.



Cómo usar la negrita

Es hora de hablarte sobre si existe una ‘cantidad recomendada’ de negrita y sobre cómo poner negrita en un texto.

Cuánta negrita usar. Si antes te decía que destacar conceptos con la negrita es bueno para retener al usuario, ahora me toca decirte que no te pases: los estudios realizados al respecto piden que no pongas más del 15% del texto en negrita. Si te pasas con la negrita lo único que harás es distraer la vista del usuario, con lo que no asimilará lo que quieres contarle.

Cuando poner la negrita. Esto es algo que cada uno hace a su manera. Yo lo hago sobre la marcha. Mientras escribo, detecto qué palabra es clave o merece una negrita y la pongo. Pero conozco compañeros periodistas que escriben de corrido y, al finalizar cada sección o tema, revisan dónde deben colocar negritas.

Atajo para negrita en PC. Para empezar a escribir en negrita, mantén presionada la tecla CTRL y a la vez la B. Es decir, negrita en PC = CTRL + B.

Si lo que quieres es marcar en negrita una palabra o frase que ya tienes escrita, subráyala y usa la combinación anterior, CTRL + B.

Atajo para negrita en Mac. Para empezar a escribir en negrita, mantén presionada la tecla CMD y a la vez la B. Es decir, negrita en Mac = CMD + B.

Si lo que quieres es marcar en negrita una palabra o frase que ya tienes escrita, subráyala y usa la combinación anterior, CMD + B.

Cómo crear negrita con HTML. Para que algo quede en negrita si usas HTML, solo tienes que poner ese texto entre las etiquetas <b> y <b/>. Es decir, que si creas <b>este texto va en negrita<b/>, el resultado visual será: este texto va en negrita.

Usar negrita en Word. Si eres como yo y preparas tus textos primero en Word antes de publicarlos, te irá bien saber cómo usar la negrita. Puedes ir al menú superior Inicio y pinchar sobre la N. También puedes usar el atajo antes mencionado, según uses PC o Mac.

Usar negrita en WordPress. Si quieres poner negritas sobre tu texto una vez lo tienes en el CMS de WordPress, puedes, de nuevo, usar el atajo de tu ordenador. Pero, si lo deseas, puedes pinchar sobre la letra B en el menú de edición de texto.

Ahora seguro que tienes mucho más claro cómo usar la negrita en tu blog. ¿Ha cambiado algo tu idea sobre la negrita? Puedes hacérnoslo saber en los comentarios.

Y recuerda que si quieres sacarle el máximo provecho a tu blog tienes la oportunidad de unirte al Método CVI para generar ingresos con tu contenido. Un curso completo a tu alcance donde te enseño todas las técnicas sobre redacción digital, creación de comunidad, posicionamiento y todas las herramientas que necesitas para ganar dinero con tu blog. Puedes leer más información en este enlace.

Cinco palabras persuasivas que siempre funcionan en un blog

No es lo mismo decir las cosas de una manera que de otra. Una buena manera de conseguir que tu post de blog convierta y genere leads y ventas es a través del lenguaje persuasivo. Como enseñar lenguaje persuasivo es algo muy completo y largo, en este post te voy a enseñar las cinco palabras de lenguaje persuasivo que no pueden faltar en tu artículo. Con ellas, conseguirás más ratio de conversión y más tiempo de retención del usuario. Lo que te llevará, como ya adivinas, a mejor posicionamiento SEO.

¿Qué son palabras persuasivas para blog?

Son conceptos que nos ayudan a convencer a retener al lector del post. Son palabras que te van a ayudar, por un lado, a conseguir que más gente lea lo que escribes. Por otro lado, le vas a dar más credibilidad a lo publicas en tu blog. Y al final, estas palabras persuasivas lo que harán es generar más leads. En otras palabras: más usuarios harán lo que le pidas (ir a otro artículo, suscribirse a tu newsletter, visitar tu e-commerce…).

Las 5 palabras persuasivas en un texto digital

Empezamos. Las cinco palabras persuasivas para tu post que te presentaré son: “tú”, “gratis”, “porque”, “inmediato” y “nuevo”.

Si sabes el nombre de la persona, como en un email, pones su nombre. Si no, a lo que me refiero es a usar segunda persona del singular: tutear. Porque le hablas a una persona. Yo te hablo a ti, por eso no uso el ‘nosotros’ o el ‘vosotros’. Además, estudios del cerebro revelan que algo se enciende en nuestra cabeza cuando ves tu nombre o te hablan a ti directamente.

Lo que consigues con este tu es que el usuario reciba lo que tu escribes como un consejo directo, como algo que es perfecto para él o ella. Es decir: es una forma de llegar un poco más cerca del usuario. Por el simple hecho de hablar en segunda persona del singular, el usuario ya cree que el tema del post le interesará más.

Gratis

Parece obvio. Dile a la gente que algo es gratis y se sentirá mucho más atraída. ¡Incluso si algo es gratis desde un principio! Imagina que tienes un newsletter semanal con trucos sobre lo que sea. Suscribirse a tu newsletter es gratuito, ¿verdad? Pues ahora prueba a pedir a la gente que se suscriba diciendo “suscríbete a mi newsletter y recibe gratis consejos sobre XXXX cada semana”. Te garantizo un mayor éxito.

Porque

Todo junto, en formato de respuesta. Para mi es la palabra más buena de todas y la que más beneficio te va a dar. ¿Por qué? Porque no hay nada mejor para ganar la credibilidad del lector (y, con ello, conseguir que haga lo que le pidas) que justificar todo aquello que comentas. Por eso te sugiero usar la palabra “porque” en cada concepto de tu post.

Un estudio, un informe, una experiencia tuya del pasado, un caso concreto de un cliente… cualquier cosa que justifique tu consejo o tu opinión te hará ganar puntos con el lector. La autoridad que ganas se traducirá en más leads y mayor conversión del call to action.

Te pondré un ejemplo clásico de un experimento realizado por Robert Cialdini: en una cola para usar una fotocopiadora comunal, un voluntario probó varias veces de colarse. Cuando justificada el porqué debía colarse, tenía más posibilidades de que le dejasen pasar primero… incluso cuando la excusa esa “¿puedo usar la fotocopiadora primero porque necesito hacer unas copias?”

Inmediato

Funciona de una manera parecida al ‘gratis’. A todos nos gustan las cosas gratuitas… y a todos nos gusta conseguir, lo que sea, cuanto antes. Son varios los estudios que corroboran que el cerebro presta más atención a aquellos inputs que entiende tendrán una recompensa a corto plazo. En el caso de este blog o de mis cursos, uno de los mayores reclamos es que, si tienes un blog, todo lo que aprendes lo puedes aplicar de inmediato. Eso crea el incentivo en potenciales usuarios y alumnos al pensar “beneficio a corto plazo”.

Nuevo

Lo novedoso tiene un efecto sobre nuestro cerebro. Como en el caso de lo inmediato, el cerebro le da más valor a lo que es nuevo de a lo que no lo es. Por eso, siempre que el contexto te lo permita, preséntale al usuario una técnica, un producto o un servicio como novedoso. Porque la técnica la has creado tu, porque hay un informe reciente que justifica su valor, porque el producto tiene una “actualización”… lo que sea. Pero si el cerebro del usuario percibe que está ante algo nuevo, querrá saber más.

 

¿Quieres aprender más sobre lenguaje persuasivo y cómo generar ingresos con tu blog? Apúntate a mi Programa CVI para generar ingresos con tu blog en tres pasos. Haz clic en este enlace y conoce todos los detalles.

¿Qué es el long tail?

En este artículo quiero hablarte de un concepto que me ha cambiado la vida a la hora de crear contenido. Si has intentado ya posicionar mejor tu blog o tu canal de Youtube, si has leído ya sobre SEO, seguro que alguna vez has oído el concepto ‘long tail’ o palabras de cola larga.

Como te digo, a mi me ha cambiado la vida porque gracias al long tail he incrementado muchísimo en visitas a mis contenidos, se posicionan mejor y eso me ha llevado, como es lógico, a más ingresos. Si te quedas hasta el final del post seguro que tu blog o canal cambiarán por completo a partir de ahora.

¿Qué es el long tail?

Long tail, o palabras de cola larga, es un concepto que viene del SEO, del posicionamiento, pero que te voy a enseñar a aprovechar para la creación de contenidos. Con long tail hablamos de conceptos de búsqueda muy específicos.

Te pongo un ejemplo: “Posicionamiento SEO” sería una palabra clave general. Pero “Posicionamiento SEO para ecommerce de ropa” es un long tail, un concepto muy específico. Porque va a lo concreto. Detalla muy bien la búsqueda o, en tu caso, la información que habría detrás de tu post.

¿Cómo aplicar el long tail en la creación de contenido?

Las palabras de cola larga tienen un aspecto positivo que le va de maravilla a tu blog. Ese blog al que le cuesta tanto posicionar. Las palabras de cola larga tienen poca competencia. Con un contenido específico, tendrás muy poca competencia para posicionar en buscadores y redes sociales.

El long tail te servirá para crear nuevos temas. Para pensar en todo sobre lo que escribirás en tu blog o en los nuevos vídeos o podcast que estés preparando. Seguro que ahora mismo estás pensando en temas que tenías previstos y que quizás puedas dividir en dos o tres artículos (o vídeos) más específicos.

Hazlo. Se lo más concreto posible. Y que el título de tu contenido demuestre lo concreto y específico eres. Te va a ayudar mucho en el posicionamiento. No pienses en que vas a perder a todos los que solo buscaban el concepto general (como “posicionamiento”). Concéntrate en dar contenido específico a quien busque esos conceptos de cola larga.

¿Cómo encontrar palabras de cola larga?

Eso es fácil. En este blog ya te he hablado de las palabras clave de tu web. Son, ahora sí, las palabras genéricas por las que te identifican. Aquello a lo que se dedica tu blog o tu canal en general.

En otro post hemos aprendido a cómo usar esas palabras clave para encontrar inspiración y apuntar nuevos temas en el calendario editorial (¿no sabes lo que es el calendario editorial? Pincha aquí).

Lo que quiero ahora es que cojas todos los consejos para encontrar temas y los apliques en palabras de cola larga. Usa el autocompletar de Google, herramientas como AnswerThePublic, KeyWordTool.io, etc. El resultado de un contenido específico es un mejor posicionamiento.

Otro consejo: recuerda cuando hablé del público objetivo. Si conoces bien a tu público, sabes qué dudas tiene. Pues piensa en las más específicas. Si eso te cuesta, vuelve a lo que hemos dicho antes: coge dudas generales y desmenúzalas.

Como les digo a mis alumnos, si te surgen dudas sobre este tema, no dudes en contactar conmigo. Y si quieres estar al día sobre creación de contenido, suscríbete a mi boletín usando el formulario a continuación.

Banner newsletter Adrian Caballero

Encuentra a tu público objetivo para blog

Cuando estaba aún en la facultad me dio por iniciar varios blogs. La idea era generar visitas y así monetizarlas. Para conseguirlo, pensaba en crear contenido que llegasen al máximo de gente posible. No tenía un público objetivo. “Esto es para todo el mundo que esté interesado en el tema”, me decía en ese momento… y es algo que me han dicho muchos alumnos a lo largo del tiempo.

Pues si algo he aprendido es que no, no hagas nada “para todo el mundo” porque no va a funcionar. Te lo digo por experiencia. Supongo que la cara que les queda a mis alumnos cuando les digo que piensen en el público más pequeño posible es la misma cara que debes tener tu ahora.

Qué es el público objetivo

Lo habrás oído de muchas maneras: nicho, target, público objetivo, audiencia… Al final de lo que se trata es de que tengas un perfil del usuario “típico” que vas a atraer a tu contenido. Algo así como una descripción o un retrato robot.

Cada vez que trabajo en un blog o en un canal pienso en esa persona. Piensa en si tu contenido va dirigido a un hombre o mujer, o a un grupo de edad determinado. ¿Tienen algún interés común? ¿Se mueven más por una red social  concreta?

Ese retrato robot, esa descripción de tu ‘comunidad’ es el público objetivo o el target al cual te diriges con ese blog o canal. Este ejercicio debes repetirlo por cada blog, podcast o canal de Youtube que abras.

Cómo usar el público objetivo para ganar visitas

No puedes empezar a crear contenido si no tienes claro tu público objetivo. Para conseguir visitas en tu contenido necesitas tener claro quién quieres que visite tu blog. Si conoces bien a tu target, sabrás también cuáles son sus preocupaciones, qué buscará en tu blog, qué dudas tiene… y todo eso serán temas que te saldrán sin casi pensar.

Además, definir el público objetivo te permite crear mejor contenido. El target te lleva a las palabras clave (porque sabes qué buscan y cómo lo buscan). Mejoras el tono (apropiado para tu público) y posicionas mejor.

Cómo posicionar mejor con el target

Fácil. Al dirigirte a una comunidad concreta, creas todo el contenido para esa comunidad. Por un lado, estás ‘renunciando’ a ese “todo el mundo” del que hablábamos pero garantizas que, si te mantienes fiel a los contenidos para ese target, pronto empezarás a crear una comunidad (la gente que pertenece a ese público objetivo) que será fiel y te seguirá.

A medida que concentremos a la comunidad con nuestro contenido, éste se posicionará mejor y cada vez más gente lo encontrará cuando busque un contenido concreto. Tu contenido, por sí solo, se posicionará mejor pero además el blog en sí se convertirá en referencia de la comunidad. A partir de ahí, tu decides cómo gestionas ese ‘éxito’: redes sociales para concentrar a la comunidad, un boletín periódico o infoproductos suelen ser las vías más seguidas.

Si quieres mejorar y conseguir más visitas para tu blog, podcast o canal de Youtube, suscríbete a mi boletín usando el formulario que ves a continuación.

Banner newsletter Adrian Caballero

¿Qué tipos de contenido crear?

Tienes tu blog o estás gestionando el copy para clientes y, sobre todo al principio, surge la duda: ¿qué tipos de contenido es el mejor para ganar visitas? ¿Por qué escribiendo artículo tras artículo no estoy generando más que unos centenares de visitas y algún ‘me gusta’?

A quién no le ha pasado. A mi sí. Porque ya no es solo que haya mil formas de redactar contenidos, es que si estamos haciendo una web tenemos otros muchos tipos de contenido: vídeos, podcast… Y si piensas que es una cuestión de tiempo y que mejor escribir un post porque se tarda menos que en hacer un video, te equivocas. Sí, escribir es más rápido. Pero, ¿escribir un artículo que cambie a la gente, que le atraiga tanto que genere más visitas, mejor posicionamiento y ventas? Pues eso, que en este artículo vamos a ver qué tipos de contenido hay y así decides qué conviene más para esa web que tienes entre manos.

Blog post

No falla. Es la ‘madre del cordero’ del contenido online. Tu post, eso sí, debe tener un objetivo primordial: debes poder resumir ‘de qué va tu artículo’ en pocas palabras. Porque la gente quiere contenido, sí, pero que le aporte valor: aprender algo nuevo, resolver una duda, conseguir una promoción que otros no tienen, etc.

Crear video

Cada vez más, el contenido preferido es el vídeo. Según la empresa tecnológica Cisco, en 2019 el 80% del contenido que se consumió en Internet fue a través del vídeo. Además, casi la mitad de los usuarios pasan más de una hora a la semana (y muchos de ellos, más de una hora al día) consumiendo videos en Youtube y Facebook. El tiempo de visualización, sea en la propia plataforma o en tu web, te ayuda al posicionamiento y la monetización.

Crear podcast

Si a ti lo que te gusta es hablar y explicarte de forma oral, ahora es súper fácil con un podcast. Lo que necesitas para empezar (un micro, un programa para grabar y un sitio donde subir los podcasts) lo tienes al alcance de la mano y puede salirte gratis (el micro de los auriculares, un programa como QuickTime o Garageband y un sitio como iVoox). A la gente le gustan los podcasts prácticos y donde aprende cosas nuevas. Yo me lancé hace unos meses con mi podcast y estoy muy contento con la respuesta de la gente.

Contenido didáctico

Sea escrito, en vídeo o en podcast, la gente quiere aprender cosas nuevas. Una encuesta de HubSpot revelaba que el 33% de los usuarios quiere contenidos educativos. Con esto no estoy diciendo que montes una escuela o una web de cursos. Me refiero a que enfoques parte de tu contenido a enseñar lo que tu sabes, tu experiencia en tu sector. Yo en este blog y en Youtube hablo de lo que se: redacción, creación de contenido, etc. Eso genera interés en mucha gente que está aprendiendo, lo que te lleva a más visitas.

Generar eBooks y templates

¿Tienes algo descargable que puede interesar a tu público? No lo dudes. Si crees que tienes mucha información que dar, puedes crear un eBook (no hace falta que sea muy largo) que puedes ofrecer para descargar en tu web. Por un lado conseguirás muchas visitas y, por el otro, los correos electrónicos (o dinero) de quienes quieran tu eBook. También, con el mismo sistema, puedes ahorrar tiempo a tus usuarios ofreciendo templates, diseños de lo que sea: Excel, Word, textos predeterminados, etc.

 

Sin duda hay mucho más sobre cada tipo de contenido. Te invito a que contactes conmigo a través de este enlace si quieres saber más sobre la creación de contenidos y cómo ganar visitas y posicionar mejor a través del contenido.

¿Quieres mis consejos sobre redacción y creación de contenidos directos en tu bandeja de entrada? Suscríbete a mi newsletter

[mc4wp_form id=»148″]

¿Qué es la pirámide invertida en redacción?

Cuando hablamos de redacción profesional, hay un concepto, original del periodismo, que nos ayuda a entender cómo ordenar la información. Es de la pirámide invertida. Pero, ¿qué es la pirámide invertida? ¿Para qué sirve poner una pirámide del revés si lo que queremos es crear contenido?

La pirámide invertida no es ningún ‘truco’, es una forma de recordar que cuando escribimos un texto, la información más importante debe estar al principio. Cuando ya tenemos claro qué queremos expresar en nuestro contenido e incluso tenemos claro cómo escribir el artículo, la pirámide invertida nos ayuda a estructurarlo.

Para entender la pirámide invertida debemos pensar en la clásica pirámide alimentaria. Los nutricionistas nos dibujan una pirámide donde en la base (más ancha) se encuentran los alimentos que podemos comer más a menudo mientras que en la punta (más estrecha) tenemos aquellos alimentos que no deberíamos casi ni consumir. Pues bien, la pirámide invertida del periodismo le da la vuelta para decirnos que lo más importante debe estar arriba del todo, esto es, ser lo primero que el usuario vea en el artículo.

El porqué de la pirámide invertida

Su origen data de la guerra de secesión americana. Antes de ella, los periodistas explicaban las noticias como si se tratara de una historia: con una introducción, un nudo y un desenlace. Incluso narraban batallas de dicha guerra así. El problema era que las crónicas de la guerra se mandaban por telégrafo… y, a veces, el telégrafo fallaba y la crónica llegaba a medias.

Así, los editores de los medios dieron la orden a sus corresponsales para que, al enviar los telegramas, explicasen primero lo más importante. Después lo segundo más importante. Y así sucesivamente. De esta manera, si el telégrafo se cortaba, el periódico tenía la información más relevante para publicar.

La pirámide en la redacción digital

Hoy en día el telégrafo no es el problema. Pero la pirámide invertida sigue siendo necesaria. La redacción digital tiene la explicación: cuando creamos contenido, nuestro artículo compite con decenas sino centenares muy parecidos -si buscamos en Google “pirámide invertida” aparecen ¡más de 600.000 resultados!-. La mayoría de búsquedas de los usuarios tienen como objetivo resolver una duda concreta (en el caso de este artículo sería saber qué es la pirámide invertida o cómo se aplica).

Por ello, cuando un usuario entra en nuestro contenido, espera satisfacer su duda lo antes posible. Espera que se le de lo que le han prometido -con el titular-, y que se lo den ya -si no, incrementamos nuestra tasa de rebote-. Colocar la información principal del texto al principio le da al lector, precisamente, esa respuesta, aquello que buscaba.

A partir de ahí, nuestra tarea será construir un texto (o un contenido) lo más atractivo posible para retener al lector. Para que quiera profundizar en el tema y saber más. Hay que recordar que en cuestión de posicionamiento SEO, el tiempo de retención de un usuario es cada vez más importante. Por lo que ya no es solo cuestión de atraer muchas visitas, sino conseguir que se queden y que visiten otras entradas de nuestro blog.

Banner newsletter Adrian Caballero